SVEDERNA (SWE) – Svedjeland, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Nos topamos con oro molido gracias a los blackers suecos SVEDERNA, banda que a pesar de ser joven (nacida en 2012) demuestra que tiene cristalinas las ideas, madurez compositiva y un amplísimo pozo de creatividad y recursos frescos con los que reafirman que el black metal es extremadamente orgánico y flexible. SVEDERNA tiene una visión personal de este estilo que solo puedo decir que me encanta. Su enfoque de lo que éste debe transmitir y cómo debe transmitirlo coincide completamente con mi manera de verlo; esto es exactamente lo que yo personalmente busco cuando quiero escuchar black metal.

El motor de SVEDERNA es A. Thunarf, ya que se encarga de la composición y grabación de bajos, guitarras, baterías y demás instrumentos (en directo podemos verle detrás de los parches). J. Holmberg adopta el papel de letrista y vocalista, y en Svedjeland han contado con la ayuda de E. Weinestedt para la composición de bajos y guitarras. Sin embargo, este último no acompaña a la banda en sus directos, sino que van escoltados por otros músicos.

Aquí me voy a centrar en el segundo trabajo discográfico de la banda, Svedjeland, ya que es el disco con el que me han conquistado, y además opino firmemente que con este segundo ataque superan con creces lo que nos encontramos en su álbum debut, Äntra. Ambos trabajos son distribuidos por el sello Carnal Records. Äntra fue lanzado a principios de 2013, y Svedjeland en abril de 2018.

En Svedjeland combinan a la perfección partes punkarras y blackandrolleras que patean culos, con pasajes épicos e intensos cargados de armonía malévola y sentimiento, que en determinadas ocasiones tienden también a lo melancólico y depresivo. Si SVEDERNA fuera una persona, sin duda sería de corte macarra, pero de estas que en el fondo tienen su corazoncito. Un cabronazo o cabronaza con sentimientos. Me la imagino cabreada la mayor parte del tiempo, pero no por cualquier chorrada; cabreada con razón, con argumentos, nada se le puede reprochar porque tiene toda la puta razón.

En general, el sonido y la forma que han decidido darle al álbum me recuerda a los gigantes escandinavos del black »guarro» y macarra en actitud, como pueden ser MAYHEM, IMMORTAL o WATAIN, y especialmente me recuerda a SATYRICON en discos como Nemesis divina o Rebel extravaganza, algo que me parece perfecto, muy acertado.

Compositivamente hablando, creo que las influencias escandinavas que acabo de mencionar también son evidentes en las melodías de las guitarras, en la forma en que acompañan las baterías, en las estructuras y tempos de las canciones, en cómo se divierten saliéndose en diversas ocasiones del compás 4/4 estándar, además de emplear en ciertos temas las semicorcheas a tresillo, tanto en los bandurrieos de las cuerdas como en las ráfagas de bombos y el blast beat (véase por ejemplo en la parte final del brutalmente intenso corte que cierra el álbum, «Knöl«). Es algo muy recurrente en el black clásico escandinavo, y también en el que practican más recientemente bandas de más al sur de Europa como los grandiosos MGLA.

También se me vienen a la mente los suecos SHINING, generalmente en todo el disco pero especialmente en temas como «Dö I tid» o «Har av hin«, debido a esas partes depresivas y agónicas, a esas atmósferas malsanas que te van envolviendo de manera progresiva a las que se suma un trabajo vocal impresionante, rebosante de encabronamiento, rabia y dolor. Se va adaptando a cada pasaje a la perfección con gran soltura e inteligencia. Buena parte de los magníficos recursos vocales que usa Holmberg en este disco y la manera que tiene de desenvolverse en él a mi parecer vienen muy influenciados por el frontman de SHINING, Niklas Kvarforth, y para mí eso significa que, una vez más, aciertan en la diana.

Aun así, sus influencias son solamente eso, influencias. Resulta cuanto menos curioso darse cuenta de lo creativo que es Thunarf en todos los instrumentos y lo realmente claras que tiene las ideas, a mí es algo que personalmente me produce una admiración brutal. Y es que se nota que estos tíos expresan su arte de forma natural, con una personalidad propia apabullante y una gran capacidad de transmitir estados de ánimo sin caer en el exhibicionismo gratuito y en el afán de lucirse. Aquí cada golpe de caja, cada acorde y cada ugh del vocalista tienen su sentido y transmiten por sí solos sin necesidad de florituras innecesarias. Cada solo y cada arreglo están perfectamente medidos y aportados en su cantidad justa por parte de cuerdas, batería y voz. No estamos ante un trabajo de mero virtuosismo interpretativo, sino ante un trabajo de virtuosismo creativo y de expresividad.

En resumidas cuentas, Svedjeland es un viaje en el que la mayor parte del tiempo estamos de mala hostia, pero en el que también pasamos por momentos realmente épicos (cabe destacar los que se manifiestan en temazos como «Slokum» o «Kulor & Länder«), otros tristones y melancólicos, partes heavylongas a lo MAIDEN e incluso también ciertos instantes en los que de repente aparece el punkie que llevamos dentro, con pinceladas que bien podrían haberlas firmado los mismísimos SEX PISTOLS. Mucho rock ‘n’ roll el que nos encontramos en este disco.

Según cuentan ellos mismos, el nombre SVEDERNA hace referencia a un antiguo método que consiste en incendiar suelos que han quedado infértiles con el fin de regenerarlos y que puedan ser repoblados y cultivados de nuevo. Pues bien, de nuevo aciertan de pleno, porque eso es exactamente esta banda, un océano de llamas que amenazan con quemar lo viejo, lo desgastado, lo que ya se ha exprimido, para dar paso a lo joven, lo vigoroso, lo que tiene mucho que aportar, la nueva semilla.

No es fácil hoy en día hacer metal y que suene fresco y sorprendente, y estos suecos, en el ámbito del black, lo están consiguiendo. Es verdad que no inventan nada nuevo, pero han logrado aportar aire fresco a un estilo que muchos dan por concluido. El black metal no está acabado, solo ocurre que hay que saber hacerlo bien, y realmente no son muchas las bandas que, como SVEDERNA, saben hacerlo bien.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS