SVAVELH (SWE) – 2019, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Deseando que el cambio climático no sea tan grave como todos sospechamos y que el planeta tierra pueda sobrevivir al depredador más dañino que ha tenido sobre su faz, me dispongo a escribir sobre un trabajo que llega de tierras, espero, mucho más frescas que las nuestras actualmente. No hay duda de que el calor me hace pensar sobre lo que estamos haciendo mal y hacia dónde nos dirigimos.

Desde Suecia ha llegado a mis manos el primer trabajo de unos desconocidos, al menos para mí, SVAVELH. Comprobar que somos un medio que se conoce por allí arriba y nos tienen en cuenta para sufrir nuestra opinión, acertada o no pero con la mejor intención, siempre levanta el ánimo. Aunque servidora escuche doom y disfrute del sentimiento de tener la moral por los suelos.

Sin ningún sello que los apoye y lanzándose al vacío por cuenta propia, nos han presentado un discreto trabajo con un título directo y sencillo, 2019. Formado por dos temas y con una duración total de once minutos, cuando escuché los primeros compases se me antojó una buena tarjeta de presentación. Espero poder escuchar pronto algo más de ellos.

Un halo de misterio rodea a la banda y no es posible encontrar mucha más información que la que ofrecen en su página de Facebook. En ella nos comentan que Mr. G Mr. V son los encargados de dar forma a la música de SVAVELH y son claros y directos diciendo que ellos hacen funeral doom y no están para otros menesteres (me recuerdan a alguien). Por otro lado al habernos ofrecido la descarga de sus temas en Bandcamp a los diez primeros usuarios que utilicen los códigos han conseguido robarme un poco más el corazón doom que bombea mi sangre.

2019 empieza con «Förtvinad» que, si no me engañan los correctores, viene a significar «marchito», y ya define perfectamente la intención de SVAVELH en lo que se refiere al ambiente que quieren expresar con su música. Me llamó la atención que el tema empiece con un fade-in y me costó discernir si el bajo inicial estaba bien afinado o jugaban con algunas tensiones (siempre fijándome en la afinación, qué pesada soy).

Dejando de lado esos detalles, el tema se desarrolla con una progresión de acordes bastante habitual y tiene hasta sus momentos SÓLSTAFIR con un pequeño fragmento de voz limpia que aparece de repente entre las líneas desgarradas de voz que suenan durante todo el tema. Otra cosa que me llamó la atención es la aparición de un doble bombo, así como por arte de magia midi, poco definido, que me ha dejado un poco descolocada pero no impidió que pudiera fijarme en el conjunto y considerar que, si mejoran estos detalles, pueden hacer temas interesantes.

«Nothing» es el segundo tema y a la vez el último, ya que es una trabajo escueto como ya he comentado anteriormente. Este tema me ha gustado más y tiene una estructura un poco más elaborada. Su comienzo  con un pequeño colchón de teclados ha producido en mi cerebro una pequeña reacción de sorpresa pero me ha bajado de las nubes tener la sensación de que estaba en la misma tonalidad del anterior tema e incluso empezaba con el mismo acorde. Sinceramente, ¿a quién no le pasa eso e intenta evitar que todos los temas empiecen con los mismos acordes cuando empieza a componer temas?

En conjunto, 2019 es un trabajo muy sencillo y al que parece faltarle una vuelta de tuerca a las ideas que nos ofrecen. De todas maneras, siendo el primer trabajo de esta banda es importante dejar que evolucionen y sigan trabajando para componer nuevos temas. En general no me ha resultado difícil de escuchar y me ha apetecido repetir su audición. Aun así pienso que han de dejar que se cuezan un poco más los temas, puesto que pueden  llegar a tener buenas ideas.  Seguiremos atentas  su  evolución.

Comparte:

COMENTARIOS