SURVIVAL ZERO (FRA) – The ascension, 2020

Enlaces:

Antes de empezar con quiénes son SURVIVAL ZERO y cómo suena éste The ascension, por favor, baja la potencia del subwoofer, del bass o del megabass que tienes puesto a tope de serie desde hace meses… Puede que rasque un poco y te cueste, pero es que si no lo haces te vas a perder lo realmente interesante. Y ahora, comienzo.

Season of mist sigue trayéndonos bandas a nuestras orejas hambrientas de nuevo material. En este caso ha recabado en Francia su nuevo descubrimiento: SURVIVAL ZERO. Lo cierto es que me resulta difícil calificar con alguna de las múltiples etiquetas existentes el sonido de esta banda, pues de primeras suena a death metal melódico, pero tiene cierto rollo metalcore en determinados momentos. Lo mejor es que cada uno lo califique como quiera, que seguro que ya hay algún subtipo en el que encajen, aunque a ellos les debe dar igual porque en su Facebook dicen que hacen «metal» y punto.

Si uno no hace lo que he dicho al inicio, lo que escuchará no mostrará nada nuevo bajo el sol: un grupo de tíos que tocan muy bien y muy contundente y una voz gutural al frente, punto. Aquí lo que hay que hacer es abrir las orejas (o tocar un poco el ecualizador) y fijarse lo que hay «detrás», es decir, en el segundo plano o en aquello que requiere una segunda escucha. Si te fijas en los arreglos y melodías que hace una de las dos guitarras en «Old man’s path«, «Ascension«, «Eternal return» o «The otherverse» vas a ver que aquí hay mucho curro, incluso estudio de matemáticas. A mí me ha recordado a las partes más melódicas que toca Ammott en ARCH ENEMY, pero aquí, no sé muy bien por qué, al fondo de la mezcla en vez de en primer plano. Seguramente han preferido esa línea, aunque a mí me habría gustado más que las frecuencias bajas me retumbaran menos en el pecho.

Evidentemente, no sabemos que deparará el futuro a estos señores, pero si yo fuera le guitarrista que está al fondo de la mezcla, en el próximo disco haría huelga de hambre para que me subieran un poquito el volumen, porque ahí es donde está la chicha de su sonido.

Comparte: