SURU (ESP) – Purgatory, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Aunque pase el tiempo y haya cambios en el trayecto, si las cosas se hacen con ganas y esfuerzo, los resultados son buenos. Es el caso de los madrileños (zona centro mejor, pues la banda no está afincada en un solo sitio) SURU. Con un trabajo previo a sus espaldas, Catharsis, separado en el tiempo ya seis años, y después de bailar varios de sus miembros, en especial la posición de la batería, vuelven con Purgatory, un trabajo que muestra una enorme madurez y un paso adelante gigante desde su debut. No ha estado la grabación exenta de problemas, pues precisamente la mitad del trabajo lo ha grabado Jorge Santos detrás de los parches y la otra mitad Carlos Vivas de HIRANYA. Una vez más el puesto de batería fluctúa, lo que no parece que haya afectado al sonido y devenir de unos temas que, para más inri, tienen mucha variedad rítmica. Pero no hay que preocuparse, porque se nota la mano de los buenos productores y técnicos que han tenido detrás de los controles, Carlos Santos en la grabación y Jens Bogren en la masterización, lo que ha terminado de redondear un trabajo que comenzó en colaboración con los propios fans de la banda mediante campaña de crowdfunding.

Etiquetas. Esas palabrejas que se van superponiendo desde lo más genérico hasta lo más concreto para tratar de definir un sonido sin escribir mucho. Bueno, pues SURU se saca de la manga una etiqueta realmente sorprendente: brutal goth. La verdad es que una parte más oscura y melancólica tienen, más protagonista en su primer trabajo y aquí, salvo un tema, “Enemy of mine“, relegada a atmósferas, efectos y teclados ocasionales. Las melodías de las guitarras de Miguel y Dani, con unos solos muy bien compuestos y encajados, también tienen un aura muy fría y oscura. De hecho el propio nombre de la banda significa pena o dolor en finlandés. Así que yo creo que sería más adecuado definir a SURU como una banda de death/doom melódico que bebe de la escuela sueca (DARK TRANQUILLITY a la cabeza) y de la finlandesa (AMORPHIS, OMNIUM GATHERUM y los proyectos múltiples de Tuomas Saukkonen de BEFORE THE DAWN, WOLFHEART…) y que añade al conjunto la oscuridad melódica de PARADISE LOST y sobre todo SENTENCED.

De hecho Purgatory supone un importante paso adelante en ese sentido. El sonido potencia mucho más la agresividad tanto de los riffs como de la brutal voz de Álvaro, pero al mismo tiempo intensifica el calado emocional de las melodías y los muchos solos que llenan el disco, ya desde el propio tema de apertura, el propio “Purgatory“. Además, SURU compone bien. Los temas son largos, salvo “Into the grave“, que con razón han usado como escaparate y que tiene unos riffs muy de escuela gotemburguesa, con algún que otro efecto moderno que queda muy bien. Y sin embargo, pese a que las estructuras sean extensas, mantienen muy bien la atención del oyente y lo mejor a mi entender: saben dar protagonismo a lo que hace que cada tema tenga personalidad. Porque puedes tocar muy bien y cuando acabas de escuchar el disco no tienes ni idea de lo que has escuchado. No es el caso de SURU en Purgatory y un ejemplo es el tema donde hace un cameo Diva Satánica de BLOODHUNTER, “Darkness within“, cuyo electrónico inicio puede confundir y luego se desarrolla como uno de los cortes más pegadizos del disco.

SURU no inventa la rueda, pero en Purgatory ha sabido pulir al máximo sus bondades y reducir sus puntos flacos, dando como resultado un trabajo brillante que tiene capacidad de enganche y que seguramente perdure en la memoria durante bastante tiempo. Ese debería ser el objetivo de cualquier banda y en el caso de SURU lo han conseguido con creces en este nuevo disco. Si te gusta la melodía, la oscuridad y la brutalidad a partes iguales, yo no me iría muy lejos, que tenemos aquí al lado a estos chicos con un trabajo muy destacado.

Comparte:

COMENTARIOS