SUPREMACÍA (COL) – Insomnia murderer, 2018

Enlaces: Facebook

La tradición death metalera en Colombia es bastante amplia. Aunque es curioso, porque algunas bandas que son de allí han acabado por emigrar y seguir sus carreras fuera, pero supongo que la música sigue siendo una vía de escape y más si hablamos de metal extremo, donde pueden presumir, como en casi toda Sudamérica, de tener alguna de las audiencias más entregadas del planeta. Que surjan nuevas bandas es siempre bienvenido y SUPREMACÍA no es menos, más cuando su sonido es un poco diferente de lo que uno puede encontrar en INTERNAL SUFFERING o CARNIVORE DIPROSOPUS por poner dos ejemplos típicos, cuya influencia está en la base pero no en el desarrollo de SUPREMACÍA en este MCD llamado Insomnia murderer. Un trabajo breve que a través de la violencia y el asesinato desarrolla en cuatro cortes buenas tablas para tener en cuenta a esta banda dentro de la escena brutal death.

Y digo brutal death porque, aunque los propios SUPREMACÍA le añaden la etiqueta slam encima, yo no lo veo más allá de una producción menos caótica que sus compatriotas y más centrada en el ritmo. Más moderna, en definitiva. Pero por lo demás tenemos delante un cuarto de hora (un poco menos si quitamos la intro y el interludio de relleno) que bebe del brutal death en un sentido más clásico, con tres tipos de voces, recordándome en muchos momentos a los eslovacos SANATORIUM tanto en la forma de atacar los temas como en las propias voces. El único corte que se sale un poco de esta tónica es «Dying proletarian«, que parece una mezcla entre thrash y brutal death, tanto en el riff principal como en los ritmos, solo restando las voces como elemento más brutaloide del asunto.

Mucho más brutal death es «Cannibal«, con el que abren el disco, o «Inhuman atrocity«, donde sí aparece algo de groove y pesadez que les puede llevar al slam, pero es anecdótico, aunque en la propia «Insomnia murderer» (que narra una historia de experimentos con humanos bastante tenebrosa) vuelven a insistir en el groove y el parón rítmico. En cualquier caso, lo llamemos como lo llamemos, SUPREMACÍA no sólo son brutalidad. Para mi gusto lo más llamativo del grupo son sus riffs, cuyo sonido, más agudo y limpio que a lo que uno está acostumbrado en el género, nos permite disfrutar de temas que se hacen dinámicos y pegadizos, sin grandes tecnicismos, que también los hay, ni retorcimientos. El sonido de la batería es lo único que no me termina de convencer del todo, sobre todo en el uso de los platos, mientras que las voces, incluyendo la más gorrina, suenan muy bien.

Con un lanzamiento corto como es este, poco más se puede decir, más que SUPREMACÍA tienen buenos ingredientes en su receta para los aficionados a la brutalidad. No son revolucionarios, y beben más de la tradición de lo que piensan, pero estos cuatro temas de Insomnia murderer los ponen en la palestra como una banda a tener en cuenta para insomnes con tendencias asesinas.

Comparte:

COMENTARIOS