SUN OF THE DYING – The roar of the furious sea, 2017

Enlaces: Facebook

Es cierto que el doom era un género que, hasta hace más o menos cinco años, no le había prestado tanta atención como a otros, pero me alegro de haber profundizado en él durante los tres últimos años, ya que he descubierto bandas que podría considerar como favoritas (sí, junto a la otra tonelada de favoritas) y muchas veces he pensado que en nuestro país no hay suficientes formaciones de doom, sea del tipo que sea.

Pues bien, mi alegría en este caso es doble, ya que me he encargado de analizar el debut de los madrileños SUN OF THE DYING, así que nueva formación del género en el país y encima blandiendo el mérito de molar tanto en un primer larga duración. Formados inicialmente por el cántabro Lavín Uruksoth (CRYSTALMOORS, GATHERING DARKNESS, IN LUNA, CRISISCHRIST, MISERE NOBIS) y Daniel Fernández (APOCYNTHION) este The roar of the furious sea  (editado en formato digipack por Throats Productions) que han parido, no tardará en poner a esta formación en la cabeza del death/doom nacional, junto a los ya consagrados EVADNE y HELEVORN, con quienes además guardan evidentes similitudes.

Aunque he de apuntar para los que no conozcan a los recién mentados, no se trata de un death doom (o doom death, tanto monta…) a palo seco como puedan practicar HOODED MENACE o COFFINS por poner un plan de ejemplos. Estos madrileños, al igual que sus compatriotas valencianos y mallorquines, han querido imprimir melodía en su música, comandadas por guitarras y teclados, ya sean pianos «solistas» o fondos de teclados; el caso es que son melodías bien empleadas y consiguen ese contraste tan atractivo y tan característico de este tipo de bandas.

A veces los fondos de teclados hacen que suenen un poquito góticos, recordándome a GRAVEWORM, quienes tan buen uso hacen de este tipo de recursos, siendo los de Madrid claro está, mucho más lentos, incluso más que EVADNE y HELEVORN en muchas ocasiones y acercándose, tanto por temática como por lentitud a los alemanes AHAB. De hecho los guiños al funeral doom son repetidos a lo largo del disco, cosa que me gusta mucho: el medio camino entre ambas clases de doom, restando pesadez (paradójicamente) y otorgando versatilidad al trabajo.

Las voces cavernosas y las guitarras rítimicas (una vez más en comunión con los teclados) favorecen mucho esa sensación oceánica que buscan transmitir con el concepto de la obra, siendo fácil imaginar los más profundos abismos subacuáticos, el rugir de las olas o simplemente, volver a recordar que en las profundidades más oscuras viven seres tan antiguos como desconocidos para el ser humano.

La producción es totalmente la adecuada para el trasfondo y la música, así que hablamos de un disco cuanto menos notable, al menos para un servidor, al cual dejan con ganas de más.
Si os van los sonidos oscuros, melancólicos y pesados rollo EVOKEN, SWALLOW THE SUN, DOOM:VS, o los ya mencionados EVADNE, HELEVORN y AHAB, no tardes en darle una oportunidad a The roaring of the furious sea, te convencerá seguro.

Comparte:

COMENTARIOS