SUN OF THE DYING (ESP) – The earth is silent, 2019

Enlaces:

portada The Earth is Silent de Sun of the dying

La primera vez que escuché hablar de SUN OF THE DYING fue en la final de 2018 de la WOA Metal Battle Spain. Al llegar a la sala, lo primero que me dijo Emma, una de las organizadores e impulsoras del concurso desde hace ya unos cuantos años, fue que me fijara en ellos y que, al fin, sonaba doom en una final.

Me alegró comprobar que el doom nacional tuviera representantes con esa calidad, ya que su directo fue impactante; lástima que no fueran los ganadores. SUN OF THE DYING compartían muchas características con bandas nacionales que llevan años practicando este estilo, y no tenían nada que envidiar a bandas como HELEVORN, EVADNE e incluso los recientemente resucitados AUTUMNAL.

Ese mismo día no tuvimos ningún reparo en hablar con ellos y comprobar que la calidad de su música era igual a la que tenían como personas; fueron muy amables (aunque hagan doom) y se mostraron muy cercanos. Compramos el disco que tenían en ese momento en el mercado, The roar of the furious sea, y nos fuimos a casa como unos niños con zapatos nuevos en el reproductor del coche.

Recuerdo que nos hablaron sobre los cambios de formación que habían padecido y que estaban empezando a trabajar en la composición y grabación de un nuevo disco. Me propuse no perderles la pista y estar atenta a las nuevas noticias que pudieran surgir de ellos. A finales del año pasado llegó a mis manos The earth is silent, y no dudé en lanzarme a escucharlo detenidamente y escribir sobre él. Es un trabajo elaborado y maduro en el que SUN OF THE DYING han puesto toda la carne en el asador. Han sabido sacar partido de los registros vocales de su cantante y, para deleite de la que suscribe, los arreglos de teclado han confirmado su protagonismo.

Compuesto por siete temas, The earth is silent, a lo largo de los 45 minutos que dura todo el trabajo, me hizo  viajar por toda una suerte de melancólicos paisajes y deprimentes sentimientos. Sus letras, inspiradas en escritores como Cormac McCarthy, H.P. Lovecraft o Dylan Thomas (ellos mismos lo reconocen) acaban dando el toque final. El  equilibrio entre cada uno de los instrumentos es muy elegante y se complementan muy bien. No puedo ser parcial al fijarme en los arreglos de teclados y disfrutar con los compases en los que destaca el piano pero pienso que le puede pasar a mucha gente ajena a hacer sonar las teclas y me pueden dar la razón.

«When the morning came» es uno de los temas que me destacan por los arreglos de teclado y guitarras. Con sencillas frases de teclado, riffs de guitarra que lloran y el juego que hacen entre la voz gutural y la limpia, consigue describir la decadencia en la que está sumida la humanidad al destrozar la tierra. «Monolith» con su estructura, el riff inicial de guitarra y el solo final de piano, me robó el corazón, pero no sería sincera si dijera que son los mejores temas, ya que cada uno de ellos tiene su personalidad. En estos momentos en que los que planeta está agonizando, The earth is silent es un buen documento musical de lo que debe estar sufriendo.

SUN OF THE DYING ha llegado a la madurez y espero que sigan trabajando en la misma línea para poder llegar a ser un referente a tener en cuenta dentro del doom metal nacional. Si todavía no los habéis escuchado, ahora es el momento para descubrir qué es lo que hacen y no perderles la pista. Para todos aquellos que disfruten de los trabajos de SWALLOW OF THE SUN o MY DYING BRIDE, su disco está disponible y yo no me lo perdería por nada del mundo.

Comparte:

COMENTARIOS