STORM (ESP) – S/T, 2019

Enlaces: Facebook

Siempre he pensado que dentro de nuestras fronteras hay muchísima calidad en cuanto a metal extremo se refiere. Pero dentro de España, Cataluña es sin duda alguna una de las comunidades más potentes en cuanto a escena extrema se refiere, llevando muchísimos años exportando bandas tanto a otros rincones del país como fuera del mismo.

Pero hoy nos centramos en el death metal, derivados o híbridos del mismo, donde parece haber cierta predilección entre los músicos extremos catalanes. MADERA, CREMOSITY, AVGRUNN, GRAVEYARD, PHRYMERIAL, INERT, HUMAN CARNAGE, RETICULATE, HUMAN ASHTRAY, VIDRES A LA SANG, ONIROPHAGUS, ATREXIAL, SHATTERED SIGH, EVNEN, DECAPITATED CHRIST, STAINED BLOOD, SETGE, ANGOIXA, PULMONS NEGRES… Son tantísimas bandas de death, brutal death, blackened death, deathcore, death melódico, death/doom, etcétera, que nos ha regalado Cataluña a lo largo de la historia, que podríamos escribir un par de artículos sobre ello.

No obstante, hoy traigo el disco de una banda, que desconocía por completo, que no hace más que confirmar la chapa que os he pegado antes de comenzar con este análisis. Desde Barna llega STORM, una formación que, si no me equivoco, se estrena con este LP de manos de los sellos Hecatombe Records, Cruzade Records y Punkmachine. Según he podido averiguar indagando, lanzaron dos singles pertenecientes a este redondo via Bandcamp, “See you dead” y “Sands of time”.

La verdad es que de primeras me esperaba el típico trabajo de death metal old school, no sé si por portada o porque simplemente soy gilipollas. ¡Pero menuda sorpresa! Sí que es cierto que, en esencia, la base musical responde más al death metal clásico que a cualquier otro género, pero es con los diferentes matices e influencias con lo que STORM ha sabido jugar a la perfección.

La base rítmica, tanto por parte de las guitarras y el bajo como de la batería, es contundente, empleando muchos recursos habituales en el death, jugando con tresillos de bombo que le dan muchísimo juego y variedad a las cuerdas cuando los riffs se repiten. Pero cuando empieza lo bueno es cuando se ponen a mezclar ese consistente death metal con puntazos más propios del hardcore o incluso destellos más groovies. Es más cuestión de las guitarras que de cualquier otro elemento, ya que la batería, a pesar de esgrimir ritmos afilados y diversos, no entra tanto en el trapo del flirteo entre géneros.

Además, de entre esa furiosa tormenta de géneros emerge no menos furiosa una voz que bien podría ser la de cualquier banda de black metal de primer nivel, aportando un nuevo nivel de diversidad. Aunque no sólo vienen los puntazos black metaleros por parte de la voz; las guitarras hacen una vez más alarde de esa variedad en algunos cortes, obligando a la batería a aumentar las revoluciones a modo de blast beat, resultando por momentos un disco más cercano al blackened death que al death metal convencional.

Rabia, violencia, furia, variedad y pegada son las premisas de STORM en este estreno que, sin duda, no va a aburrir a nadie, pero si se diera el caso, aquellas personas que cayesen en el tedio al escucharlo serán juzgadas por el espíritu infecto de la Duquesa de Alba cuando sus días lleguen a su fin, así que más os vale prestar atención a esta obra y disfrutarla de cabo a rabo.

Comparte:

COMENTARIOS