STILLNES – Sin destino, 2015

Enlaces: Facebook

stilnes55STILLNES son ya bien conocidos en esta web y por supuesto, por muchos de vosotros. No obstante, y para los despistados o curiosos, recordamos que son un cuarteto que practican un thrash metal con mucho estilo propio, made in Spain… y con muchas pelotas añadiría yo. STILLNES nos ofrecen con este Destino un señor disco de thrash metal con mala leche, caña a 1.000% y fuerza inagotable. Podría empezar por cualquier sitio, ya que lo anteriormente dicho es el perfecto resumen de todo.

Las voces que Quique Moreno escupe a lo largo de todo el trabajo son de una fuerza tremenda. Líneas vocales bien gordas, profundas y agresivas. Desgarrando las cuerdas vocales al extremo y llegando en esas tesituras a límites muy complicados. El trabajo de Víctor Márquez y Jesús San José a las guitarras es pura precisión. Riffs entrecortados y afilados al máximo, expresando la violencia de las voces con una distorsión saturadísima. Bastian a la batería y Quique Moreno, que además de vocalista lleva las líneas graves de la banda, forman una base rítmica precisa y brutal. Poneos el disco a toda hostia, molestad a los putos vecinos, y sabréis de lo que hablo cuando os tiemble el pecho al ponerlo a toda caña. La producción no tiene nada que envidiar a cualquier disco que esté en primera línea a nivel nacional. Cada instrumento está perfectamente recogido, mezclado y situado en una producción que roza la genialidad. En Ultrasound studios de Moita (Portugal) saben cómo hacerlo.

Son 9 cortes los que nos ofrecen STILLNES, que ya os digo que se hacen cortos. Dicen que lo bueno si breve, dos veces bueno. Comienzan con una introducción épica y oscura, que supongo que utilizarán para crear ambiente e iniciar sus directos. Si tengo la suerte de verlos en un escenario lo comprobaré. «Sin destino» es el primer corta-cabezas del disco, que nada más empezar ya sabes que en directo va a ser un provocador de mosh-pits y heridas de alta gravedad en el público. La voz tiene muchas virtudes, pero una que me gustaría resaltar es que se entiende perfectamente a pesar de lo desgarrado y gutural de su ejecución. Control absoluto de la técnica, diría yo. Las guitarras acompañan muy bien cuando la voz protagoniza el pasaje, y se ubican en primer plano cuando deben. Todo en su sitio, lo cual es la tónica general en todo el disco. Originales melodías árabes a las seis cuerdas finalizan un tema de diez. «Obsesivo» es el siguiente en seguir dando cera. Un tema con un trasfondo metalero muy clásico pero que gracias a las voces y ciertos cambios lo hacen muy actual. «Entre ruinas«, como ellos mismo indican (fijaos en el libreto, debajo de cada título), es la rápida del disco. Pero yo me pregunto, ¿las demás cómo las consideran entonces? Leña y púas quemadas, así, sin más. Me recuerda bastante a muchas cosas de S.A., sobre todo vocalmente.

«Divino infierno«, con un inicio de lo más flamenco (gracias por la ayuda del libreto, amigos de STILLNES), da paso a un tema muy pesado. De riffs machacones y vacilones, dan un paso hacia la parte más densa del estilo. Me ha recordado no solo por ese inicio, sino por muchos arreglos de guitarra, a los clásicos NIGHT TO DIE de mi tierra, inmensa banda que ojalá volvieran. En general las letras de todo el trabajo me han parecido de lo más curradas, muy inteligentes, bien estructuradas y de temáticas muy críticas y ácidas. «Guerra pacífica» es otro de esos temas que queda bien recogido en la definición del principio. Muy buenos los coros que acompañan en los estribillos. La siguiente canción se titula «Esperanza«, una instrumental donde sobre todo las cuerdas demuestran su valía a la hora de hacer un track muy entretenido.

Curiosa versión del tema de OBÚS «Pesadilla nuclear«. Buena elección y homenaje a uno de los grandes del metal español. STILLNES han sabido darle su toque de personalidad, su sonido pesado y sobre todo estilo bestia. Como decía, terminan pronto con este noveno tema titulado «Veneno y gas«, un disparo a la cabeza para terminar una auténtica apisonadora de thrash que es este Sin destino.

Cuando no hay duda de que el thrash goza de una salud inmejorable en este país, salen discos como este que vienen a decir que estamos más que preparados para echar cojones donde quiera que haya que echarlos. Bien por STILLNES, por un trabajo bien hecho, por una producción de diez y porque espero poderlos ver en directo pronto y partir cabezas en primera fila.

2firmaalex

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS