STILLBIRTH (DEU) – Annihilation of mankind, 2018

Enlaces: Facebook

En el Decimation Fest de este año los alemanes STILLBIRTH fueron una de las bandas triunfadoras. Aportaban el toque moderno al festival con un brutal slam death que en actitud y estructura era muy deathcore y en desarrollo muy bruto. Todos ataviados con bermudas y con ya un bagaje amplio detrás, dieron buena cuenta de la oportunidad que se les brindaba ante el público madrileño y repartieron a diestro y siniestro. Sin embargo, STILLBIRTH no parecía tener prisa por componer, pues su último trabajo, Global error, ya distaba varios años en el tiempo y no aparecía ningún nuevo disco en el horizonte. Mientras, Lukas Swiaczny, su cantante, se entretenía con su otra banda, PLACENTA POWERFIST, con un toque mucho más brutaloide, e incluso se volvía a pasar por España en gira propia junto a los sudafricanos VULVODYNIA. Entre medias el todopoderoso americano Unique Leader (en el mundo de los sonidos más brutos, se entiende) se fijaba en ellos y quiso añadirles a su catálogo de bandas, en esa cruzada del sello de Erik Lindmark de DEEDS OF FLESH de mantener su tradición y ampliarla hacia renovaciones sonoras. El resultado es Annihilation of mankind, un trabajo mucho más completo y con mejor sonido de lo que nunca ha tenido STILLBIRTH hasta ahora.

Lo primero que llama la atención en este nuevo trabajo de STILLBIRTH es eso: la mejora de la producción. Sus dos trabajos previos, que eran los más enclavados en el mundo brutal death con toques deathcore, tiraban de una producción más clásica en sonido de guitarras y dobles bombos. En Annihilation of mankindSTILLBIRTH consigue encontrar el sonido adecuado para su estilo, y además lo hace sin abusar de los fallos del resto, lo cual les restaría personalidad. Y es que aunque bandas como STILLBIRTH se cuentan a patadas, el grupo germano tiene muchos detalles propios: la propia versátil voz de Lukas, aquí totalmente desarrollada después de ya unos años abandonando las guitarras en este grupo (no así en PLACENTA POWERFIST) y llevando a cabo incluso los contrapuntos de voz chillona. Los añadidos del simpático Dominik König, cuyo bajo además aporta pesadez y también detalles que lo hacen sobresalir. Y una buena combinación de riffs pesados y slam en unión con detalles técnicos de brutal death. Todo ello añadiendo algún que otro elemento de postproducción hace de Annihilation of mankind probablemente su mejor disco.

Ya desde la propia introducción, que es un tema en sí mismo, «Fictional entertainment«, uno es consciente de estas mejoras. Por otro lado, compositivamente hablando STILLBIRTH ha querido hacer un disco más completo, quizás menos técnico y rápido que en el pasado, pero sí más entretenido y cazurro. Si buscaban la aniquilación de la humanidad, se han dado cuenta de que no sólo con blast beats y riffs enrevesados se consigue. Aunque de esto también hay bastante (y el segundo corte tras esa intro, «Enemy of the enemy«, es un ejemplo), pero bien combinado con partes pesadas y cabeceantes, los gritos, voces más agresivas y otras más guturales de Lukas, siempre con un registro adecuado para cada parte, y en general estructuras variadas que no están quietas en un solo patrón (de hecho el trabajo de Martin Grupe en las baquetas no es nada desdeñable con tanto cambio).

Por otro lado les ha salido un disco completo no sólo en variedad, sino también en extensión. El parón de grabación les ha venido bien para sacarse de la manga un puñado amplio de temas, que aunque algunos destacan sobre otros, en general no tienen desperdicio y no bajan intensidad a lo largo de todo el trabajo ni tampoco tienen momentos de relleno. Las partes slam protagonistas de «Firstrike«, el groove rítmico de «Torturized«, los efectos electrónicos de «Plague of warfare«, un tema muy curioso y que se sale de la tónica por su carácter contenido y la rareza de esos samplers… hasta la propia «Annihilation of mankind«, donde ya no dejan nada en la faz de la tierra y la humanidad como tal la hacen desaparecer, como bien muestran en su portada (y han venido siendo continuistas a lo largo de su trayectoria con esta visión apocalíptica del futuro de la humanidad).

Quizás la causa sea la pareja de guitarristas que no estaban en Global error, Sims Stürmlinger y Jens Strack, que además son los más jóvenes del grupo, el caso es que STILLBIRTH no defrauda con su fichaje por Unique Leader y, con esta aniquilación de la humanidad, caminan sobre seguro en progresión exponencial en calidad. Esperemos que no tardemos mucho en volver a verles por aquí y volver a saludar al siempre simpático Lukas. Porque querrán aniquilar al ser humano, pero los miembros de STILLBIRTH son buena gente, además de buenos músicos. Mientras vuelven, Annihilation of mankind nos da grupo, musicalmente hablando, para rato.

Comparte:

COMENTARIOS