STARROY (USA) – Mixing the pain, 2014

Enlaces: Web Oficial

starroy01Agradable sorpresa la que me he llevado al darle unas cuantas escuchas a este álbum. Los norteamericanos STARROY ofrecen una propuesta musical cuyas bases las encontramos en el rock sureño pero que bebe de otras fuentes: desde un toque del grunge más rockero a lo ALICE IN CHAINS hasta un regustillo psicodélico, pasando por el rock setentero y el blues. Esta explosiva combinación hace que Mixing the Pain sea un disco ameno y agradable de escuchar. Media hora escasa de riffs pegadizos y llenos de ritmo que van a enganchar a más de uno desde el primer minuto.

El disco comienza con el genial “Get down insanity”, un tema absolutamente absorbente en el que el vocalista Adam Barnard ya deja bien claro de lo que es capaz: una voz agradable y flexible, cañera cuando lo requiere, pero también suave y acogedora, cosa que queda patente en el acústico “Before the Sun”. Al primero le sigue otro de los cortes más cañeros del álbum, “Empty Cup”. A continuación nos encontramos con una tríada de temas algo más lentos, “Mista King”, el homónimo y “Spanish Kitty”, que le aporta fluidez al disco y un fantástico toque de jam.

Las guitarras son uno de los puntos fuertes de estos norteamericanos: a lo largo del trabajo podemos degustar una selección de solos estilo blues y riffs que a ratos recuerdan a la psicodelia de Jimi Hendrix. No me han acabado de convencer los últimos dos temas, el acústico y “Road Song”, que personalmente me han cortado un poco el rollo dada la calma y el tono más personal que transmiten; cuestión de gustos, por supuesto, pero me da la sensación de que esos dos temas no acaban de encajar en el conjunto.

No conocía a la banda, pero después de escuchar Mixing the Pain no pude evitar hacer lo propio con su debut, Ocho for Willow. Mientras que éste presenta temas largos y cargados de un estilo hipnótico que casi parece improvisado, el álbum que nos ocupa tiende a una base de southern rock más clara; una evolución que agradará a algunos y no convencerá tanto a otros, pero que sin duda demuestra que STARROY es capaz de progresar y ser coherente a la vez. Cabe destacar el inminente tour europeo que dará el pistoletazo de salida a mediados de septiembre y visitará la península con más de diez fechas; los amantes del rock más añejo tienen una cita obligada. No puedo acabar esta reseña sin hacer mención al lema de estos chicos de Jonesboro que tan bien define su rollo: all killer, no filler.

firmaandrea 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS