STAINED BLOOD + SUICIDE IS FOR COWARDS + DARRAGE – Alcalá de Guadaíra – 01/03/13

Enlaces:

 

A veces uno se va a casa enfadado, decepcionado, de mala hostia pero nada tienen que ver las bandas, ni la sala (ni la lejana localización de ésta, todo sea dicho), sino por el escaso público que decidió acercarse a la Sala Underground en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra. Es la apatía de mucha gente la que mata muchas ilusiones, tanto como de público, como (y más importante) de músicos. Y aunque siempre digo que no se trata de ir a todos los conciertos, poner un granito de arena y acercarse de vez en cuando. Ayuda bastante.  

Tras este pequeño alegato que esconde bastante ira, en cuanto sonaron los primeros acordes de DARRAGE, las penas se olvidaron por un buen rato. Era la primera vez que iba a la sala y me sorprendió que no parece un lugar donde se realicen conciertos como tal, sin embargo más me sorprendió el gran sonido de ésta, o si no que se lo pregunten a mis oídos, que pitaron nada más sonaron los instrumentos.

¿Qué fue lo mejor de eso? Pues que ambos teloneros se vieron muy beneficiados, con una contundencia sonora muy superior a la de sus maquetas, y donde se pudo comprobar que el material de tanto SUICIDE IS FOR COWARS como DARRAGE suena mucho mejor en un recinto de conciertos que en un CD. 

Cosas de la vida, si a DARRAGE tuve la ocasión de entrevistarles el fin de semana anterior, volvía a encontrármelos en su hábitat natural. Y como en casa estaban, completamente motivados a pesar de la escasa audiencia, véase el ejemplo de Pablo a las voces, que no paraba quieto un solo momento, continuamente saltando y dando brincos. Quien no los conociese aquel día, desde luego tuvo que llevarse una impresión bastante buena, con toda la contundencia y mala leche que pusieron sobre las tablas, contando con que encima  tuvieron apenas 50 minutos de tiempo, aunque el suficiente para descargaron su primera demo entera (salvo las dos instrumentales) y de propia dos versiones, Prehistoric Dog de RED FANG y Ghost Along The Mississippi de DOWN, por si los chavales no habían demostrado todavía de qué palo tiran claramente. La agresividad que tienen hace que sea imposible aburrirse, incluso en piezas acústicas como Give me a Little Shot of Damage o Southern Crow.

SETLIST:

The Devil Driver of Tennessee

Oh Brother, American Asshole!

Ope’ Winsthon

Give Me a Little Shot of Damage 

Liberation of Man

Southern Crow

Rise & Fall

Death

Prehistoric Dog (RED FANG Cover)

Ghost Along The Mississippi (DOWN Cover)

No obstante los sevillanos eran los «raros» de la noche, pues SUICIDE IS FOR COWARDS tenían un estilo completamente alejado, con un sonido que heredan del Hardcore metalizado moderno, dícese de aquellas bandas de Hardcore con bastante influencia del Metal moderno (si, estas etiquetas tan ambiguas hay que explicarlas), y por si no queda lo suficientemente claro, solo hay que poner ojo a la estética y a la música, con constantes breakdowns (aunque unos cuantos de ellos ejecutados de manera humorística, parodiando a ese típico tema que parece no acabarse nunca) y ritmos más cercanos a HATEBREED o CONFESSION, e incluso bandas como AS I LAY DYING o SUICIDE SILENCE. O en otras palabras, que aunque puedan considerarse Metalcore, beben bastante más del Hardcore. Ellos también tenían un pequeño trabajo bajo el brazo, un EP con el nombre de «Times Have Change» que lógicamente nos plantaron entero, y algún tema más no perteneciente a dicho EP, aunque ahí ya no me meto a especificar, por riesgo a equivocarme.

Tampoco pareció inquietarles demasiado la poca afluencia y salieron como si hubiese 500 personas viéndolos. Sin parar un solo segundo quietos destriparon todos los temas prácticamente sin pausa, salvo para coñas entre tema y tema. Que sí, que musicamente no serán gusto de ningún purista, ni tampoco son la propuesta más novedosa de la escena, pero es imposible no divertirse con ellos. Banda enérgica a la que habría que ver con algo más de audiencia, a buen seguro, algo más de caos y cachondeo montarían. Esperemos que tengan la ocasión.

 

Finalmente llegaba el turno del plato fuerte de la noche, puede gustarnos más o menos el estilo de los barceloneses, en esa fina línea que separa el Death Metal moderno del Deathcore, pero es imposible negar que los miembros de STAINED BLOOD funcionan como relojes suizos, ni una sola nota falla, ningún blast-beat fuera de sitio, ni un riff mal tocado… presentaban su primer álbum «One Last Warning»  y estos sí que sonaron exactamente igual que en su trabajo, y quien haya tenido ocasión de escucharlo un poco, sabe que dicha obra suena como una metralla en acción, que fue exactamente lo que nos ofrecieron durante una hora escasa, apenas sin pausa.

Tras la melancólica intro de rigor, arrancaron con Mind Control para enlazar con The Loser y a partir de ahí, todo el mundo estaba a riesgo de perder los tímpanos. Estuvieron un poco más estáticos en el escenario, salvo por Rou que también aprovechó para mostrarse hiperactivo y dificultar la tarea de hacer las fotos… mención aparte a sus cuerdas vocales que no se resintieron en ningún momento, y eso que tiró bastante de garganta a la hora de hacer los gritos, y que no perdió potencia alguna. 

Incluso se permitieron el lujo, poco antes de acabar, de marcarse una versión del Unanswered  de SUICIDE SILENCE, que aunque no soy un gran fan de dicha agrupación (más bien todo lo contrario), el tema les salió clavado nota por nota. Nunca está de más el mostrar las influencias, y aunque los de Barcelona no son tan dados a inundar las canciones de breakdowns, la mano de los californianos se nota algo. Además las versiones siempre animan un poco más al público, por no decir que unos pocos se volvieron locos a la hora de coger el micro y ayudar a cantar.  

SETLIST:

Vulcan (Intro)

Mind Control

The Loser

Monster Inside

Close Horror

Suicide Werewolf

Shadows Throne

Another Test in the 4th Stage

One Last Warning

Unanswered (SUICIDE SILENCE Cover)

En resumidas cuentas, a pesar de la poca afluencia asistente, parece que a las tres bandas poco o nada les importó, y se dedicaron a ir a saco sin preocuparse de nada más. Esa es la actitud que hace falta, la que mantiene la escena viva, solo hay que esperar que conciertos como este, no sean en balde. 

MÁS FOTOS:

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS