SPLIT/CROSS (USA) – Rise of discontent, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Si hay un estilo que es perfecto para soltar la rabia, ese es el crust. La derivación más salvaje del punk, unida al grind en algunos casos o a los ritmos tortuosos y ruidosos del sludge en otros, generan una catarsis de mala hostia que para decir verdades viene de miedo. La cosa está en hacerlo con gusto y estilo, transmitiendo esa mala leche para que todo el mundo pueda quitarse prejuicios y malos pensamientos de encima. Para que eso ocurra se tiene que saber combinar bien todo lo que da de sí el género y unirlo a un sonido que sea crudo pero dé sensación de buen directo. En ese círculo de bandas ya no encontramos tantas. Afortunadamente SPLIT/CROSS sí es una de ellas y desde Pennsylvania vomitan unas cuantas proclamas contra ratas de cloaca y clases despreciables afines en su encarnación más anti humana. Si quieres expresar el descontento, Rise of discontent es un excelente vehículo para ello.

Ya desde la portada uno sabe que SPLIT/CROSS no van a decir cosas bonitas. Por cierto, el nombre del grupo descoloca, porque parece que estamos, efectivamente, ante un «split» entre dos bandas. Pues no, es sólo una banda y Rise of discontent su debut en largo que concentra en 22 minutos la corrosión hecha música para expresar el odio y el inconformismo. Y como decía, ya desde la propia portada podemos anticipar el contenido: religión, política, guerra, dinero… todo lo que domina el mundo realmente, y contra lo que SPLIT/CROSS se revela, unas veces apretando el acelerador a tope, otras mediante distorsión destructiva y apocalíptica, pero siempre echando sal en las heridas para que escuezan más y que no se os olvide dónde hay que morder, pues de nada vale la vida contemplativa ante un mundo dominado por ideales tan despreciables.

El sonido es ideal para dos cosas: para que la batería suene natural sin tapar todo lo demás, ni en los momentos más d-beat, y para que la corrosión vocal y guitarrera llenen todo. Especialmente se agradece en los temas más sádicos, como es el caso de «Blindspot» una vez que pasan los samples que lo introducen; «Filth march«, que tira de escupitajos al más puro estilo NAUSEA mezclado con un aire grind que me recuerda a PHOBIA; «Fallen victim«, que roza lo absurdo en velocidad sin perder el d-beat nunca, y «Rotten cycle«. Todos ellos temas incisivos que en menos de dos minutos lo sueltan todo, con redobles, gritos y las dobles voces de Kasey que son de lo mejorcito del género, tanto la más chillona como la más gutural, siempre enfadado con el mundo.

En el otro lado tenemos los cortes más destructivos y distorsionados, donde el crust se mezcla con el sludge ácido y corrosivo. «Dis-seption«, plagada de samples y con Kasey desgañitado mientras Matt Bear se limita a marcar el ritmo de forma mecánica e implacable, es el mejor de los ejemplos para mi gusto, aunque también destaca «Soaked ground«, que comienza así como acompañamiento de un sample para al final acabar en forma crust grind con mucho retazo de NAPALM DEATH. En el medio el tema que más desfase transmite es «Rat cult«, donde el crust se mezcla con el medio tiempo y da lugar a un cabeceo muy rockandrollero no exento de desfase, que se contagia sin querer. Es la cara más pegadiza de SPLIT/CROSS y también la más efectiva para servir de bálsamo entre la violencia y la destrucción.

Rise of discontent es una pieza de rabia sin medida en todas las facetas que el crust más crudo y directo puede ofrecer. SPLIT/CROSS no se calla ni una y concentra en un puñado de temas y minutos todo lo que el descontento y la desilusión hacen que nos queme las entrañas. Una vez más el arte se pone al servicio de «algo más».

Comparte:

COMENTARIOS