SPINA BIFIDA (NLD) – Ziyadah, 2014

Enlaces:

spinabifida01Lo sé, este disco no es de 2014, sino de 1993, que fue cuando el mítico sello francés Adipocere editó esta maravilla del doom. Pero es que, 21 años después, Memento mori lo rescatan junto a su demo de 1992 Symphony of indictment, por lo que básicamente es una reedición de todo lo que tiene grabado la banda holandesa. SPINA BIFIDA se trata del típico grupo «maldito» que pasó en su momento casi sin pena ni gloria y que a día de hoy pertenece a la memoria de los fans más avezados.

A este quinteto los recuerdo vagamente, como una espesa bruma en mi cerebro, de cuando devoraba música como un poseso, descubriendo grupos a paladas, y sinceramente, no recuerdo cuando los escuché por primera vez, pero ya en aquella época me habían gustado. Y mucho. Por eso cuando vi esta reedición, el nombre del grupo se me apareció como un antiguo compañero de colegio, que te suena la cara pero aún no lo ubicas correctamente. Puedo deciros que mi reencuentro con SPINA BIFIDA ha sido más que satisfactorio, y han hecho que retroceda veinte años atrás, cuando el death era death, cuando el doom era tan crudo como los temas de este Ziyadah, un doom cavernoso, pesado, monstruoso, que recuerdan a los primeros trabajos de MY DYING BRIDE, ASPHYX o DISENBOWELMENT. Vamos, indispensables.

El sonido del disco es simplemente perfecto para entender el doom de principios de los noventa, emparentado directamente con el más puro death metal, con una voz gutural y oscurísima a cargo de William Nijhof, actual cantante de FAAL, y con el bajo asesino a cargo de Veronika que suena como si te estuviese degollando poco a poco. Aquí no hay lugar para melodías fáciles, ni para florituras varias. La música de SPINA BIFIDA era primitiva, densa, no apta para todos los gustos pero lo suficientemente paladeable como para haberse convertido en un grupo de culto.

Los temas siguen un patrón muy parecido entre ellos, canciones aplastantes de un doom sin aditivos, lejos de ser excesivamente lento, con esos irresisitibles clásicos ritmos pesados, aunque con una canción que se desmarca un poco del estilo de la banda y que es, a mi modo de ver, la más floja del disco, «Die», que posee un ritmo diferente, con cierta inclinación punk y con un solo bastante desacertado. Como decía antes, también se incluye su demo, que sólo tiene valor completista, ya que son cuatro canciones ya incluidas en el disco y se pueden tomar como bonus tracks o versiones demo de «Witchfire», «Verdict», «Die» y «Purest queen». Lo peor es que alguno de estos temas de la demo tienen saltos, así que no pasaría nada si no estuviesen incluidos.

¿Qué fue de SPINA BIFIDA? Pues se separaron el los ’90, para formar otras bandas como ALTERED STATES, ECLIPS o INFECTED SHIT. En 2010 se han vuelto a reunir pero ignoro si tienen pensado editar algo. La verdad es que sería curioso saber cómo pueden sonar hoy en día. Es muy posible que si el sello Memento Mori no reeditara este clasicazo ni hubiese vuelto a pensar en ellos, así que estoy más que agradecido de haberlos vuelto a escuchar y recordar un disco de tanto valor como Ziyadah, un trabajo absolutamente recomendable para fans del antiguo death doom y una ocasión única para hacerse con una copia física de este descatalogadísimo álbum.

miguelfirma

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS