SPEKTR (FRA) – The art to disappear, 2016

Enlaces: Facebook

spektr03Cuarto disco ya de los franceses SPEKTR, pese a lo cual tengo que reconocer que hasta ahora no tenía ninguna familiaridad con la obra del grupo. Llevan activos desde el 2000 y sus trabajos anteriores han tenido buena acogida dentro de un sector de público reducido pero dedicado. Por lo que he podido indagar se trata de un caso típico de banda de culto, con un estilo muy particular que no es ni pretende ser para todo el mundo. No creo que The art to disappear vaya a cambiar esta circunstancia, pero desde luego cuenta con méritos de sobra para ganarse a los aficionados.

El estilo de SPEKTR es black metal industrial de carácter experimental, atmosférico y vanguardista. The art to disappear es un paso más en la exploración de este terreno, que se ve favorecido por una notable madurez permitiendo al grupo optimizar su propuesta. Por este motivo pienso que este disco puede ser un muy buen punto de partida para quienes, como yo, no conocieran al grupo y no sepan por dónde empezar.

SPEKTR muestra en este trabajo una serie de características que les permiten desarrollar un estilo propio sin necesidad de desligarse del todo de algunos de los clichés más asentados del género. En The art to disappear encontramos una mezcla de black metal bastante clásico con algunas influencias thrash y con la vertiente más oscura del mundo de la música industrial. Hay una continuidad muy bien conseguida entre estos extremos, por lo que aunque resulta fácil identificar de dónde viene cada cosa no desaparece una sensación de homogeneidad muy lograda. Por ejemplo, las armonías y melodías puramente black son de herencia escandinava, pero los arreglos electrónicos y sampleos consiguen aderezarlas con muy buen gusto permitiendo incluso algunos dejes de jazz en la sección rítmica.

La mayor parte del disco es instrumental. Las intervenciones vocales son escasas y, aunque funcionan bien, tampoco son nada del otro mundo: susurros con efectos de distorsión que resultan efectivos pero que no son algo que no hayamos oído ya muchas veces. El peso real de las composiciones recae sobre las texturas de guitarra y las bases rítmicas. La mezcla es curiosa y difícil de describir, pero en términos generales podría decirse que recuerdan a DODHEIMSGARD en sus partes más rápidas y a los también franceses P.H.O.B.O.S. o BLUT AUS NORD en las más lentas y experimentales.

El disco se hace bastante llevadero gracias a los abundantes interludios a base de sampleos y efectos que contrastan con las composiciones más largas. No obstante, éstas tampoco pueden considerarse realmente canciones en el sentido habitual, puesto que en su mayor parte consisten en series de variaciones sobre unas pocas ideas centrales. El efecto funciona muy bien y consigue un gran resultado en el que el protagonismo recae totalmente sobre el propósito ambiental.

The art to disappear es un lanzamiento muy llamativo en un género en el que cada vez resulta más difícil encontrar nuevos discos interesantes, y muestra el grado de dominio que el grupo ha alcanzado en la materia a través de la experiencia. En este sentido es tal vez el disco más regular y consistente de SPEKTR hasta la fecha, y el que recomiendo sin lugar a dudas a quienes no conozcan al grupo. Los aficionados al industrial más desquiciante y perturbador encontrarán aquí uno de los mejores discos del año.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS