SONS OF THE BEAST (ESP) – The void, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

En 2013, hace ya cinco años, apareció el primer trabajo en larga duración de una banda madrileña de thrash metal llamada BEAST. Fue el resultado de un trabajo de algunos años, con algunos lanzamientos menores editados con anterioridad y una trayectoria no demasiado larga pero sí prolífica. Fue también el último trabajo asociado a este nombre. Desde entonces el proyecto no ha vuelto a sacar material hasta este The void, tomando esta vez un nuevo nombre: SONS OF THE BEAST. Este cambio de nombre refiere probablemente a los cambios y procesos de reestructuración de la banda en ese período de inactividad. El propósito parece ser enfatizar el nuevo enfoque del grupo, que se manifiesta en lo musical tanto como en el nombre.

El primer disco de BEAST, titulado Infernal hangover… Wrecked in space fue un trabajo de thrash metal salvaje y primitivo que tenía mucho de los presupuestos de los lejanos principios del thrash originario de la Bay Area y muy especialmente de la escuela alemana. Un sonido simple, crudo, directo al grano y muy divertido se convirtió en una seña de identidad. The void no abandona del todo ese salvajismo, pero lo toma como punto de partida para construir una obra más elaborada, variada y definida.

Ya desde el comienzo de “War never changes”, un tema arriesgado como apertura del disco por su duración y su tempo contenido, queda perfectamente claro que la agresividad y la velocidad no van a ser en todo momento las intenciones primarias del grupo. Muchos de los mejores momentos del álbum son intentos de apertura a diferentes formas de entender el género, con concesiones a juegos armónicos y melódicos sencillos pero elegantes. Como muestra tenemos temas como “No justice (but who cares?)” o “Into the void (of ignorance)”, probablemente la más elaborada del disco. Esto no impide que sigamos encontrando dosis de ritmos acelerados y buen humor, como en “Boo or Boo-urns?”, un tema muy punk como homenaje a uno de los mejores chistes de la historia de Los Simpson.

Esta búsqueda de nuevas ideas y propósitos se ve sustentada por una mayor preocupación por la ejecución instrumental. Tampoco me entendáis mal, no estoy diciendo que en el primer disco de BEAST fueran unos inútiles ni que en éste sean como un grupo de death técnico, pero sí hay detalles interesantes de escuchar llevados a cabo con buen gusto. Destacan especialmente los solos de guitarra, pegadizos y muy clásicos. Afortunadamente la producción, si bien yo diría que deja algo que desear en cuanto a contundencia, permite apreciar muy bien cada parte de la mezcla, haciendo que brille especialmente la voz del cantante (al que seguro que le gustan mucho DESTRUCTION o SLAYER) y una sección rítmica muy bien ensamblada.

Tras lo dicho, The void da la sensación de ser un disco de transición, uno de esos que muchos grupos sacan en etapas tempranas de sus carreras antes de asentarse en un sonido propio y en los que experimentan con diferentes ideas. Como tal, nos encontramos con un disco con altibajos, debido al contraste entre una definición clara y una dirección más variable. Pero eso es precisamente lo que convierte a las obras de este tipo, y consecuentemente al trabajo de SONS OF THE BEAST, en algo interesante y sin duda digno de nuestro tiempo y nuestra atención. Estaremos pendientes de sus futuros movimientos.

Comparte:

COMENTARIOS