SONNÖV – Hay una Luz, 2012

Enlaces: MySpace Facebook Otro enlace

Vamos a adentrarnos en el mundo auditivo que nos propone SONNÖV. Estos madrileños acaban de sacar su segundo disco a finales de febrero de 2012, producido por Carlos Santos en Sadman Studios y editado por Odio Sonoro, Nooirax Producciones y Noma Records & Discos Macarras, y cuyo nombre da título a esta entrada : “Hay una luz”; Su anterior trabajo, ‘Cerogrados’, fue autoeditado y grabado en el ya lejano 2007. El grupo se compone por: Álvaro (Percusión), Rubén (6 cuerdas), Roberto (6 cuerdas), Enriketo (4 cuerdas) y Javi (Geometría y color).

Aparentemente, para percibir el trabajo de SONNÖV en su totalidad es necesario jugar con los sentidos del oído y de la vista. Lamentablemente no he podido verlos en directo y no sé cómo pueden llegar a profundizar más en los sentimientos del espectador gracias a la parte visual del grupo. Pero creo que me puedo hacer una idea aproximada y me arriesgo a decir que debe valer mucho la pena.

Nos encontramos ante un disco experimental y principalmente instrumental, con ausencia casi total de voces que, a priori, podría definirse como Post-Rock, y que, con la ayuda de samplers en casi todos los cortes, reproduciendo grabaciones de voces, efectos medioambientales, sonidos ocultos, y demás triquiñuelas, nos envolverán en una experiencia acústica de las que cuesta salir.

Seremos testigos de canciones principalmente largas, con ritmos lentos y simples que poco a poco van evolucionando hasta crear tormentas mentales que subyugarán tu estado de ánimo al de frenética esquizofrenia.  También encontraremos ritmos más pesados y repetitivos, incluso pincelando ciertos pasajes con un tímido acercamiento al Doom.

Pero pese a todo, pese a que pueda parecer que las reacciones que el oyente perciba frente a este tipo de música vayan a transmitirle cierto desasosiego, pesar o melancolía, se atisba un  halo de esperanza en muchos de sus temas,  haciendo que la escucha sea amena y que no se caiga en sensaciones tan negativas como las que podría uno imaginar. Por supuesto, también hay momentos para la melancolía, pero es ese componente experimental que maneja la banda, el que hace que se liguen todos estos sentimientos para crear una experiencia auditiva muy peculiar. Y que sin duda a cada uno le transmitirá algo diferente.

Los animales no tienen nada que aprender del hombre. El hombre no puede enseñarles nada!!!”

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS