SOEN (SWE) – Lotus, 2019

Enlaces: Facebook

Cuando hace algunos años salió el primer álbum de SOEN, Cognitive, recuerdo que algunos lo recibimos con escepticismo. El proyecto apareció con la bandera de supergrupo, previsiblemente amparado por nombres de peso, y no estaba muy claro qué podía esperarse. Acabamos comprobando que el grupo había preferido ir en su propia dirección al margen de expectativas externas, y Cognitive fue un buen álbum de metal/rock progresivo moderno accesible y sobrio, aunque el parecido con grupos como TOOL era muy evidente. Esta comparación ha perseguido al grupo desde entonces.

Sin embargo, ninguna comparación ha impedido a SOEN llevar su propia trayectoria adelante sacando álbumes de calidad. Lotus es el cuarto en una serie de lanzamientos que parecen seguir un lento pero seguro sendero, incorporando ideas cada vez más únicas y subiendo poco a poco un nivel de calidad que tampoco es que fuera precisamente bajo para empezar. Lykaia fue un paso importante en este sendero, pues fue probablemente el más decisivo en cuanto a la consecución de una identidad musical sólida en la que el grupo demostraba encontrarse cómodo. Lotus corrobora esta consecución sin limitarse a repetirla, demuestra que los fundamentos eran lo suficientemente sólidos como para sostener un proyecto a largo plazo y se muestra como un claro éxito creativo.

Entre el progresivo moderno y el estilo de los noventa, Lotus deja espacio para muchas ideas diferentes. Siguen teniendo una importante presencia los temas contundentes basados en ritmos andantes (“Opponent”, “Covenant”), pero los temas más lentos e íntimos están muy bien integrados (“Lotus”, “River”). En contraste entre los momentos más melódicos y sentimentales y los que muestran una cara más cruda son suaves y naturales. A esto habría que añadir el hecho de que el carácter “progresivo” de SOEN es una cuestión de forma mucho más que de contenido. Lotus es ante todo una obra muy apasionada y emocional.

En suma, podemos tomar Lotus como punto de partida para echar la vista atrás y fijarnos en la trayectoria de SOEN, prolífica pese a no llevar demasiados años en esto, y darnos cuenta de las muchas caras que el grupo ha mostrado en todos sus discos. Lotus tiene algo de todas estas facetas además de algunas nuevas, y debería ser la consagración definitiva de su identidad personal.

El resultado de todo esto es un álbum muy fácil de escuchar y muy fluido en el que no creo que haya realmente temas destacados por encima del resto. Me parece un ejemplo perfecto de obra en la que el todo es mayor que la suma de sus partes, y creo que es mejor que cada oyente elija sus favoritas. Es cierto que la homogeneidad pueda hacernos percibir que hay demasiado parecido entre todos los temas si oímos el disco sin prestar demasiada atención (algo que pasa con todos los discos de SOEN), pero aun así nos resultará una escucha entretenida y agradable.

Es demasiado pronto para saber qué significará Lotus para la carrera de SOEN. Seguramente aún tienen margen para mostrarnos nuevas ideas en el futuro. Sin embargo, no creo que nada de lo que hagan en futuras obras vaya a eclipsar lo que ofrece este álbum. Lotus supone el cuarto acierto consecutivo en una trayectoria que espero que dure muchos años.

Comparte:

COMENTARIOS