Slave to the grind – Doug Brown, 2018

Enlaces:

Durante la segunda mitad de la década de los ochenta se desarrolló el género musical más extremo de todos. En el fondo todos y todas sabemos que esto es cierto y que, por mucho que nos guste intentar reinventarnos en términos de agresión y brutalidad sonora, el pico máximo se alcanzó en aquella mítica época de experimentación y descubrimiento. ¿Cómo sucedió? ¿Qué es lo que pasó? De eso es de lo que trata Slave to the grind. Estrenado en 2018 y dirigido y producido por Doug Brown, Slave to the grind: A film about grindcore es exactamente lo que su título promete, es decir, un documental sobre el más radical de todos los subgéneros de metal y punk. Se une así a la lista, aún corta pero cada vez más notable, de documentos audiovisuales que examinan la música underground “desde dentro”.

Efectivamente, el rasgo más llamativo del documental es su perspectiva rigurosamente internista. Todas las palabras que oiremos en el metraje vienen de las personas entrevistadas, sin ningún texto adicional. Estas personas son, como podría esperarse, participantes de la escena internacional del grindcore, tanto de sus primeros días como de la actualidad. De sus bocas conoceremos parte de la historia y evolución del género, así como el espíritu que lo alimenta o los sentimientos e ideas que lo inspiran.

De esta forma, veremos a miembros de bandas tan emblemáticas como como REPULSION, NAPALM DEATH, NASUM, AGATHOCLES y muchas más hablando de muchos temas diferentes. La exposición oral comprende desde nociones musicales básicas (especialmente interesantes para percusionistas) hasta la posición de las mujeres o las personas transexuales en el género o el contraste entre las actuaciones más absurdas y desenfrenadas y las bandas más serias y comprometidas políticamente.

En resumen, Slave to the grind presenta una visión panorámica general del mundo del grindcore y de algunos de los aspectos a tener en cuenta si deseamos adentrarnos en él. No se trata de un trabajo monográfico, por lo que ninguno de estos rasgos es estudiado en profundidad. En su lugar, se nos ofrecen los puntos de partida para una exploración más concienzuda. Así pues, para el público veterano y conocedor del mundo del grind el atractivo no estará en la posibilidad de conocer información nueva, sino en conocer de primera mano las experiencias y pensamientos de las personas involucradas. Para el público generalista, en cambio, Slave to the grind es la mejor forma posible de adentrarse en el género.

Desde marzo, con el inicio de los confinamientos, el documental se puso disponible al completo desde el canal de Youtube de Death By Digital. En su web, no obstante, se puede adquirir la edición en DVD, que incluye algunos extras bastante interesantes.

Comparte: