SKYDANCER – Winterkiller, 2012

Enlaces: MySpace Facebook Twitter

Desde luego, si hay dos cosas que me hacen admirar especialmente a SKYDANCER, es su progresión y su variabilidad. En primer lugar, es extraordinario, sorprendente y  hasta asombroso, ver cómo en 2012 editan un largo, con tanto crecimiento a nivel técnico, al menos con respecto a su lejano debut en 2007, Pozo de Lágrimas. Quizás un estreno un tanto apresurado, que podría haber motivado lo que ocurrió con los asturianos NORTHWIND y el público que oyó su Viento del Norte (seguramente sepas de lo que hablo).

No es que su estreno fuera malo, pero sí se veía a un grupo con un amplísimo margen de mejora. No obstante, sentaron las bases para lo que vendría después, transcritas en papel oscuro, umbroso… aunque también apagado, ya que nada brillaba especialmente entonces. Sin embargo, habían conseguido que esa oscuridad de su música fuese su primer signo de identidad.

Luego vinieron Endorsed by Self Destruction (2009), donde el grupo coqueteaba con sonidos cercanos al death metal melódico, Way Of Departed (2010), donde sin cortar de raíz con su pasado, exploraban sonidos más thrash, y Underground Alive (2011), directo que recogía todas estas etapas de forma conjunta y bastante compacta.

De todos modos, hablar de etiquetas con estos gallegos es algo improductivo. Podríamos llamarlo metal, sin más, con toques death, thrash… hasta entonces. Porque ahora me centraría en heavy metal. Sí, en este Winterkiller SKYDANCER ataca el frío invierno gallego facturando un disco más abierto y luminoso en cierto sentido. No es que dejen de lado esos más que detalles “nocturnos”, sino que los apuntan y orientan con un rayo de creatividad superior a lo visto hasta entonces en ellos.

Para entender esta luminiscencia solo tienes que fijarte en los riffs y solos de guitarra, más variados, y más cercanos al heavy. De hecho los riffs de Perfect Mind recuerdan en ocasiones a nada menos que a JUDAS PRIEST, con una batería brutal, contundente…

Esos riffs y solos más clásicos, se pueden ver igualmente en Orphan of the Dark, incluso podemos disfrutar de un trabajo a las guitarras más ¡power metal!, como en The Inner Killer.

Esta heterogeneidad se evidencia también en cortes como Crossing the North o la fantástica instrumental Absinthe, donde SKYDANCER me recuerdan en más que detalles al metal finés de los andaluces DENIA.

¿Popurrí de influencias sin sentido? Nada más lejos de la realidad. Winterkiller es un disco muy compacto y coherente, más abierto y luminoso que sus anteriores trabajos, con más influencias heavies que por ejemplo Endorsed By Self Destruction o Way of Departed, pero que no reniega de momentos oscuros heredados de Pozo de Lágrimas. En este sentido pienso en Human Void y Winter’s Hideout, tema este último donde la oscuridad (magníficos esos riffs maquiavélicos) convive en paz con la luz inherente del disco en su conjunto.

El trabajo vocal de Daniel Soengas sigue siendo el sello personal de un grupo que, una vez más, evoluciona en su sonido. No me atrevería a decir que lo confirma, porque SKYDANCER es como una serpiente que muda de piel en cada trabajo, conservando, por supuesto, su típica figura. Pero sí que consiguen algo, por mucho que vayan haciendo crecer su propuesta y variándola: y es que uno escucha temas como el lejano Lleva Mi Cruz, o el presente Living Hell e inevitablemente dice ¡es SKYDANCER!

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS