SKJULT (CUB) – Progenies ov light, 2018

Enlaces: Facebook

A veces una banda llama más la atención por su procedencia que por la música en sí misma. Es lo que me pasó al saber de la existencia de SKJULT, o lo que es lo mismo de Conspirator, alter ego para Javier Rodríguez Prendes, que es quien está detrás de SKJULT. No es muy habitual llegar a conocer bandas de Cuba que practiquen metal extremo (ya no digo black metal). Haberlas haylas, pero que lleguen a tener repercusión fuera no tanto. Por eso me llamó la atención que el sello ruso Satanath y el alemán Black Metal Propaganda se fijaran en SKJULT y por eso mismo puse mi mirada en Progenies ov light, segundo trabajo de SKJULT. ¿Y qué tenemos? Arquetípico y clásico black metal, bien producido pero sin pomposidades excesivas, anclado en la tradición ortodoxa y con una ejecución creíble y buenos temas para expresarse. En definitiva, nada nuevo bajo el sol, en esta ocasión el sol del Caribe, pero muy disfrutable para los que somos fans de este estilo.

La base de SKJULT está entre IMMORTAL y DARK FUNERAL, los primeros por la forma de componer y de desarrollar los cortes, además de la propia voz de Conspirator. Los segundos por la velocidad que a veces alcanzan y por la producción. Añadiría en los pasajes más ambientales algo de los MARDUK del La grande danse macabre y poco más. Y poco menos también, porque con unas referencias tan características hay que hacer las cosas muy bien para destacar. Y la verdad es que Conspirator lo hace bien, ante todo lo hace creíble y sabe transmitir con sus temas. Tanto en las partes más rápidas, con unas melodías muy afiladas y “noruegas”, además de rítmicamente variadas y adictivas, a lo INQUISITION; como en las partes más densas, envolventes y cabeceantes. Partes que se combinan en mayor o menor medida en cada tema y que los hace alejarse de la continuidad y el aburrimiento.

Como suele pasar es clave el primer tema. SKJULT pasa de introducciones. Desde el primer segundo de “Into the void” nos vemos golpeados por todos los ingredientes de la banda cubana, en este caso con predominio de la rapidez y de los blast beats. Por cierto, mención aparte para el sonido. La batería, interpretada también por Conspirator, está muy bien ecualizada, aunque no me termina de convencer del todo el sonido que han logrado con los platos, que es más artificial de lo que uno desearía. Por lo demás, en las partes rápidas el bajo está bastante tapado, pero también tiene su espacio en los momentos más a lo MAYHEM y tanto el volumen de las guitarras como la voz, que es lo más IMMORTAL de todo, están bien producidas.

Algunos riffs son muy “sinfónicos”; de hecho, la masacre sónica que es “Immolation rites“, que aumenta la velocidad de la batería más si cabe, es muy orquestal, y es algo que se repite en muchos riffs como los de “Glorious night“, corte más envolvente y donde la voz de Conspirator es muy Abbath. La variedad rítmica es también suficiente como para individualizar los cortes, e incluso en temas como “A crown of horns” es muy amplia, llegando a resultar hasta rebuscada, dejando patrones más simples de seguir para temas más rápidos como los dos primeros o “Hail blasphemous hated (The Lord is upon us)“, al que se le ve venir desde su inquietante inicio y no defrauda.

Progenies ov light está dentro de la media de lanzamientos black que no innovan pero transmiten lo suficiente y tienen la calidad necesaria como para ser abrazados con entusiasmo por los aficionados al género. SKJULT escupe su odio desde lo más profundo del Caribe, y es que también la oscuridad se cierne sobre Cuba.

Comparte:

COMENTARIOS