SKELETOON (ITA) – They never say die, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Imaginaos por un momento que la historia de Los Goonies se hace realidad. Sois un grupo de chavales que vais detrás de el tesoro de un mítico pirata. Por fin, después de pasar un sinfín de emocionantes aventuras y muchos peligros, llegáis al barco de Willy El Tuerto. Entráis en la cámara secreta del tesoro, pero en lugar de doblones, joyas, collares de perlas, gemas gigantes y todo tipo de artefactos de oro, lo que encontráis son ositos de gominola, nubes de algodón, polvos pica pica, collares de esos de pica pica, fanta sabor berry (que es la puta cosa más dulce del universo) y unicornios vomitando arco iris.

Básicamente esto es lo que nos ofrecen los italianos SKELETOON en su nuevo trabajo. Un viaje a través de la mítica película dirigida por Richard Donner y escrita por Steven Spielberg en 1985, desde el punto de vista de su música. Empezando por la portada, todo son guiños y alusiones al film. Tanto el logo del grupo como el título y la foto misma evocan al cartel de la película. Y los títulos y temática de las canciones también van enfocados a hacer un extenso homenaje a los chicos de los muelles de Goon.

Musicalmente esto es puro y genuino power metal de finales de los 90 principios del 2000, aunque el grupo prefiere definir su música como nerd metal o happy metal. Quizás la primera definición sea más correcta y menos redundante, ya que pocas veces encontramos power metal que no sea ultra happy, al menos esta vertiente del género, y más si viene de tierras italianas.

Las influencias aquí son cristalinas: HELLOWEEN, EDGUY/AVANTASIA y el power metal italiano de finales de los 90. Los primeros por ser los padres de todo este rollo y también porque este grupo se creó de las cenizas de un grupo de versiones de ellos llamado JACK-O´LANTERN. De hecho hay dos temas que parece que los hayan parido las mismísimas calabazas. “The truffle shuffle army bizardly bizarre” es puro HELLOWEEN de la epoca Kiske sin Hansen. De hecho el cantante de este tema, Alessandro Conti (TRICK OR TREAT), clava el tono y la melodía vocal de Kiske. Musicalmente la canción es una oda a la felicidad y el buen rollo, con falsetes por doquier, coros grandilocuentes y melodías azucaradas con retrogusto a la época de los Keeper. Por otro lado tenemos “I have the key” con su inicio cien por cien Keeper y que luego se traslada más a terrenos italianos del estilo, sobre todo por la incorporación de Morbi de DOMINE a las voces haciendo gala de su inconfundible falsete rompe cristales.

Y con esta segunda colaboración enlazamos con la parte referente a EDGUY/AVANTASIA. Temas como “The chain master” o “Last chance” suenan mucho a los alemanes, la segunda acercándose más al proyecto en solitario de Sammet. con ese aire más hard rock y por supuesto otra colaboración a las voces. La tercera que comento ya en lo que va de crítica, y alguna más hay por ahí. Y esa es otra similitud con el proyecto del alemán. Parece que estos chicos han querido realizar una especie de AVANTASIA con componentes de la escena italiana de power metal. A los ya citados hay que añadir a Michele Luppi (WHITESNAKE, SECRET SPHERE), Giacomo Voli (RHAPSODY OF FIRE), Mark Basile (DGM), Melisa Bonny (RAGE OF LIGHT), Alessio Lucatti (VISION DIVINE, DEATHLESS LEGACY) y muchos otros que van echando una mano en varios temas del disco.

Y por si esto fuera poco, al final del plástico se marcan una versión de “Farewell” de aquel ya lejano The metal opera. Una versión impecablemente ejecutada, pero que no aporta absolutamente nada, porque es casi idéntica a la original. Que tiene su mérito, ojo, pero creo yo que si vas a hacer una versión, dale un mínimo de tu toque personal, porque para escuchar un tema casi calcado al original, mejor nos quedamos con ese, ¿no?.

Sin embargo la otra versión del disco si que es un acierto total. Primero, tiene que ver con la temática del disco, ya que es una versión del “Good enough” de Cindy Lauper de la BSO del film. Y segundo, porque aquí sí han cogido el tema original y lo han pasado por un tamiz cien por cien power metal. El resultado final podrá gustar más o menos, pero al menos le han dado su toque personal.

El resto de canciones navegan muy cómodamente en el power metal italiano de finales de los 90 y nos pueden venir reminiscencias a bandas como RHAPSODY, SECRET SPHERE o incluso partes de teclados a la HIGHLORD.

Salvando los temas “Hoist the color” y “When legends turn real”, el primero es el tema más épico del disco y solo te puede venir un nombre a la cabeza cuando lo escuchas y no es otro que el de MANOWAR. El segundo es una mezcla perfecta de power italiano y el sonido SYMPHONY X, ya que tanto musicalmente como vocalmente hay momentos en que clavan a Romeo y Allen.

Como podéis apreciar es un disco variado en cuanto a referencias a otro grupos. Pero los temas están muy afincados dentro del power metal y hay pocas variaciones a temas rápidos, doble bombo y melodías azucaradas y felices. Además de todos de los tics mencionados también está la balada de turno, que a mí francamente no me ha emocionado en exceso, y por supuesto, en algún tema que otro, el final aumentando medio tono. ¡Falsetes, falsetes a cascoporro! Como si no hubiese un mañana, es otra de las premisas del disco y así podría seguir horas.

El disco original, lo que se dice original, no lo es. Salvo en la temática de Los Goonies, el resto se ha visto ya millones de veces. Lo que tiene a su favor es que está muy bien hecho. Todo está en su sitio, con una calidad excelente. La producción es cristalina, dejando lugar a que se escuchen todos los instrumentos por igual, aunque con un pequeño protagonismo para guitarras y voces.

Las melodías y lineas de guitarra están muy bien ejecutadas. Técnicamente el grupo es de notable alto. Sin repetir una y mil veces el mismo ritmo de batería y sin enchufar el doble bombo desde el inicio del tema y no parar hasta el final. Los solos son variados y casan perfectamente con las melodías de las canciones. También hay espacio para solos de teclado que le dan un poquito más de variedad al conjunto.

Para los seguidores del género, este disco puede ser un bombazo, ya que tiene todos los ingredientes que se pueden buscar en él y encima calidad musical. Pero desde mi punto de vista el grupo debería dejar de hacer “versiones” de otros grupos y buscar más un sonido propio, por que cuando lo hacen salen muy airosos de ello.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS