SKELETOON (ITA) – Nemesis, 2020

Enlaces:

Hace poco más de un año que hacía la crítica del que por aquellas era el último trabajo de los italianos SKELETOON. A pesar de ser un disco que me gustó, comentaba que quizás se le notaban mucho las costuras al grupo y de dónde venían sus influencias. Y que algunos temas parecían más bien versiones de los grupos citados que canciones propias.

Quinientos y pico días y una pandemia después, nos encontramos con que los italianos siguen a lo suyo. Creando grandes temas de power metal, pero con cierta reticencia a romperse mucho la cabeza. Seamos claros: el estilo que practican es uno de los más encorsetados dentro del metal. Y no vamos a pedirles que lo reinventen o se salgan completamente del camino. Además, todos sabemos lo que les gusta a los fans del género. Así que aquí se van a presentar todos y cada uno de los clichés del estilo.

Canciones rápidas, con un doble bombo predominante y casi omnipresente. Guitarras dobladas, melodías felices, muy felices y felicidad nivel osos amorosos cagando algodón de azúcar. Por supuesto tenemos un cantante con una voz portentosa a nivel de agudos, con unos falsetes impresionantes capaces de llegar a cotas insospechadas para alguien que no sea un castrati. Coros grandilocuentes. Duelo de guitarra y teclado. Subir un semitono en la parte final del tema para realzar aún más el estribillo y hacerlo más épico. Tampoco va a faltar la balada de turno, ni un tema más extenso de lo habitual con infinidad de tics para hacerlo lo más épico, bombástico y teatral posible.

Como en el anterior trabajo, las reminiscencias a los grandes del género son notorias. A HELLOWEEN, EDGUY y AVANTASIA ahora podemos añadir a ANGRA y a los fineses STRATOVARIUS, de los cuales cogen su manera de estructurar los temas rápidos y sus juegos de guitarra/teclado (tampoco digo que lo inventaran ellos, ojo, que le deben lo suyo al señor Malmsteen) y a los que fusilan un poco el riff inicial de “Forever free” en el tema “Starseeker”.

Mi punto es el siguiente. El estilo es el que es y difícilmente van a inventar nada. Vas a tener unos inputs que son comunes en todos los grupos y que por tanto hacen que suene todo más o menos parecido. El problema aparece cuando en muchas partes de sus temas te vienen reminiscencias a los grupos arriba citados. No como influencia, sino que suenan como ellos o a partes de sus canciones. No los estoy acusando de plagiar, que quede meridianamente claro, pero sí que veo una cierta fijación en querer sonar demasiado a esos grupos.

Un claro ejemplo es en el tema de las versiones que hacen. En la anterior crítica ya lo comenté y en esta lo han vuelto a hacer. Han hecho una versión casi calcada al “Carry on” de ANGRA. Con todo el respeto que eso me merece, ya que no es un tema para nada fácil y es que los cabrones lo bordan. ¿Pero más allá de eso qué queda? Imprimidle vuestro propio sonido al tema, variad algo, joder. Que calidad no os falta.

Para muestra el tema título del disco “Nemesis”, que, sin ser un paradigma de la originalidad, sí que se sale de lo típico y rompe con ese inicio con influencias del industrial y ese genial estribillo. O en “Wake up the fire”, que quizás contenga el que es el sonido más SKELETOON de todo el disco. Estos dos temas son tranquilamente de lo mejor del opus de largo.

Así pues, sentimientos encontrados con este trabajo. Como disco de power metal, mola un cojón. No voy a engañaros. Tiene todos los tics que debe tener y que harán disfrutar a los amantes del género. Además con calidad y acierto al ponerlos y con una producción otra vez impecable. Pero para mí le lastra esa manía de querer sonar tanto a los grandes, ya que, como ya dije en la anterior crítica, cuando se desvían algo del camino no salen nada mal parados.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *