SIRENIA (NOR) – Dim Days Of Dolor, 2016

Enlaces: Facebook

Esta es una banda de la que me declaro fan absoluto. Desde que Morten Veland rompiera con TRISTANIA allá por 2001, los amantes del gótico y el sinfónico vimos como aparecía una nueva banda muy prometedora, ya que su cabeza pensante haría por fin lo que en TRISTANIA no había hecho. Y el resultado fue que publicaron 7 discos muy buenos, en detrimento a no tener estabilidad en la banda. Por la misma pasaron cuatro vocalistas en sus cuatro primeros discos, hasta que por fin en 2008 se les unió la española Ailyn, lo que hizo pensar que la estabilidad por vez primera iba a ser permanente en SIRENIA.

Pero el señor Veland, después de cuatro albums con Ailyn en las voces, decide el pasado mes de julio de incorporar como cantante principal de su proyecto a la francesa Emmanuel Zoldan, abriendo, una vez más, otro capítulo en la banda.

Y se puede decir claramente que la agrupación sale ganando con el cambio. De nuevo aparecen las reminiscencias que hizo de la banda un firme continuador de la línea de TRISTANIA, potenciando esas voces líricas que con la catalana se vieron algo difuminadas. De nuevo vuelve esa instrumentación abrumadora que tenían los primeros discos de la banda, esa oscuridad gótica que le daba pinceladas diferenciadoras con respecto a otras bandas.

Pero aunque la banda vuelve a sus iniciales derroteros musicales y siendo el disco una auténtica pasada musical, al mismo le falta algo, lo que no deja que sea una verdadera joya. Desde el principio del disco, Veland deja muy claro el camino por el que Dim Days of Dolor se va a mover. Con un comienzo espectacular en donde Emmanuel Zoldan se luce de manera apoteósica, se deja muy claro que el grupo quiere volver a sus inicios. El único problema, a mi modo de ver, es que la fórmula empleada para iniciar el disco tiene muchas similitudes a otras bandas del género como EPICA o WITHIN TEMPTATION. El trío de temas iniciales, “Goddess of the sea”, “Dim days of dolor” y “The 12th hour”, son dignos de ser single presentación del álbum, con todas las etiquetas que queramos ponerles: épica, sinfónico, gótico…

Pero es que precisamente a partir de esos cortes, los guiños a otros grupos, que por popularidad y movimiento de fans han superado a TRISTANIA, son muy evidentes. Analizando más en profundidad, ese hecho puede ser hasta cierto modo normal, si tenemos en cuenta los discos anteriores, más enfocado a un público menos metalero y diverso.

Podemos decir sin temor a equivocarnos, de que este disco es un muy digno regreso a los principios de la banda y un gran sucesor de aquellos Widow’s Weeds o Beyond the Veil. Sólo el tiempo nos dirá si TRISTANIA tendrá esa continuidad en su futura trayectoria y si Emmanuel Zoldan será la cantante definitiva que encaje en los planes de Veland. De momento, el presente de la banda es muy halagüeño.

Comparte:

COMENTARIOS