SILENT OBSESSION (DZA) – Lost, 2020

Enlaces:

Basta con echar un rápido vistazo a Metallum o a cualquier página similar para darse cuenta de lo escasa que es la escena del metal extremo en Argelia. Por ello, es una muy buena señal encontrarse con una banda como SILENT OBSESSION que, con un modesto EP de una intro y tres canciones y una duración inferior al cuarto de hora, propone una mezcla de estilos original y, sobre todo, perfectamente ejecutada.

Cabe decir ante todo que, si bien el primer corte lleva por título «Intro«, se trata de una canción en sí misma. En estas cuatro canciones, pues, podemos encontrar todos los elementos característicos de un death metal que, antes de encajonarlo en ninguna «escuela» o sonido, resulta elegantemente atemporal. Son abundantes, por un lado, las líneas y punteos de guitarra en escala armónica menor, construyendo las melodías que podemos encontrar típicamente en el género. Aunque a ratos su ejecución es algo caótica, por lo general están bien encajadas en todos los temas y resultan muy efectivas. Por otro lado, la producción suena más bien clásica, con unas guitarras extremadamente afiladas; sin embargo, el estilo de los riffs resulta más cercano al death metal de corte brutal, y puede recordar a los trabajos lanzados en las últimas décadas  por bandas como SUFFOCATION o IMMOLATION.

En Lost, SILENT OBSESSION juega desde el primer minuto con los cambios de ritmo y de velocidad, lo cual ayuda enormemente a que la escucha se sienta fresca en todo momento y evita caer en el tedio. Un buen ejemplo de este tipo de cambios sería la sección final de «Paranoia activity«, en la que se transiciona a un tempo mucho más lento con total naturalidad, aunque a lo largo de todo el EP podemos encontrar momentos parecidos.

Como comentaba antes, la producción podría definirse como clásica, al menos a nivel de las guitarras. A pesar de ello, estas se escuchan con total nitidez, lo cual dice mucho en favor de que SILENT OBSESSION no necesitan enmascarar su interpretación detrás de una valla de sonido. En cambio, quizá le falte algo de potencia al bajo, pero no se le puede pedir mucho más teniendo en cuenta que se trata de un EP autoproducido. Los volúmenes están bien calibrados, y permiten que la batería se luzca en todo momento con un gran despliegue de recursos.

Las voces son correctas y efectivas, con una presencia adecuada de graves, algo por encima de la media habitual dentro de estos estilos. Quizá sea una apreciación puramente personal, pero lo considero un gran punto a favor, ya que resulta mucho más acorde con el tono sombrío y disonante de la música. El vocalista sabe, además, combinar distintos tipos de registros, por ejemplo al inicio de «Dead«, lo que aporta un extra de variedad al EP.

Lo primero que pienso tras haber escuchado Lost una buena cantidad de veces es que se siente terriblemente corto. Es cierto, quizá a algunas canciones les falta saber encontrar el norte y construir la tensión de manera más efectiva, pero para tratarse del primer EP de la banda, el trabajo realizado es más que destacable, y tengo ganas de ver qué es capaz de hacer SILENT OBSESSION con un álbum entero en el que dispongan de mucho más espacio creativo para hilar las cosas. El inicio no puede ser más prometedor.

Comparte: