SILENT OBSESSION (DZA) – Countdown, 2021

Enlaces:

Portada del EP"Countdown" de Silent Obsession.Un año después de su primer EP Lost, que tuve el verdadero placer de reseñar, los argelinos SILENT OBSESSION siguen su camino con un lanzamiento francamente pobre en cuanto a contenidos. Con solo una breve intro que poco aporta y dos temas que no alcanzan los tres minutos de duración, resulta extremadamente difícil ver en qué puede desembocar este nuevo trabajo. Como en cualquier otra banda, lo esperable sería una continuación del sonido que empezó a tomar forma en Lost, quizá con la adición de alguna idea nueva a la receta que acabase de preparar el terreno para el lanzamiento de un álbum.

No obstante, solamente con echar un vistazo a la portada y al título de este nuevo EP, uno se da cuenta de que está ante algo distinto, y es que el aroma a thrash ochentero es ineludible. La carátula podría estar directamente arrancada de un disco de TOXIK o SODOM de no ser por el estilo cómic que presenta, y la verdad es que la música también acusa este cambio. ¿Será el camino por el que transitará la banda a partir de ahora? Tanto «End of an Era» como «Exhausted Resources» son temas tan simples y directos como efectivos. A diferencia de Lost, apenas hay ningún atisbo de cambios en el ritmo o giros inesperados. Todo es más reconocible y fácil de escuchar, especialmente para los amantes del thrash clásico. Incluso la temática de las letras va en esa dirección, con un mensaje apocalíptico que casa perfectamente con la música.

 

Eso sí, donde se nota un salto notable respecto al anterior lanzamiento es en la producción, con unos graves mucho más presentes que en Lost, en el que quedaban algo enmascarados. Es posible que esta mayor calidad en la producción también contribuya a definir el nuevo estilo de la banda, ya que las guitarras suenan mucho más nítidas y limpias. Por otro lado, también ha mejorado el nivel interpretativo, especialmente en las guitarras, aunque para ello hayan tenido que sacrificar buena parte del atrevimiento que exhibían antes. En Countdown los solos brillan por su ausencia, y lo único remarcable son unos riffs de guitarra que, sin ser nada del otro mundo, funcionan perfectamente.

Es injusto juzgar un trabajo basándose únicamente en la trayectoria del grupo, pero a nivel personal, me esperaba algo más de la banda. Lost era un EP intrigante y prometedor, y seguro que la banda puede dar mucho más de sí con el enfoque adecuado.

Comparte: