SHEILAN – Para Toda la Eternidad, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Twitter Otro enlace

Han tenido que transcurrir diez años para tener nuevo material discográfico de unos históricos del metal ceutí. No me refiero a otros que SHEILAN, banda que se formó en 1987 y que dos años después editara su único LP, homónimo, que les sirvió para cruzar el Estrecho y compartir escenario con grupos como BARÓN ROJO, SEGURIDAD SOCIAL, ACCIÓ DIRECTA, KTULÚ, ESTURIÓN o BADANA. Eran tiempos propicios para el heavy metal tradicional, y ese clasicismo musical lo plasmaron en aquel vinilo, apareciendo en las revistas especializadas de entonces..

Tras aquello llegaron los tan polémicos y renovados años 90’s, donde a mediados de la década el grupo plasma, en una de sus múltiples demos, un trabajo que sería en cierto modo punto de inflexión en la trayectoria musical de la banda, y que empezaba a mostrar una evolución y un aperturismo a nuevas tendencias musicales. Era el inicio de un progreso y crecimiento que ya no pararía, a pesar de ser una formación con un recorrido intermitente en cuanto a actividad se refiere.

Desde luego, si tomamos como referencia aquel álbum debut para valorar “Para Toda la Eternidad”, la evolución se nos mostraría ilógica e inconexa. Pero si nuestro punto de partida es aquel punto de inflexión ya mencionado antes, o incluso su último trabajo en forma de EP (“Creyente”, 2003), en el cual regrababan viejas composiciones con renovado sonido -aparte de mostrar temas de reciente creación-, la evolución sí recuperaría todo el sentido a priori perdido.

Porque en cualquiera de estos hitos de salida está la clave para entender “Para Toda la Eternidad”, teniendo igualmente en cuenta que SHEILAN es un caso paradigmático de evolución continua.

Es con este nuevo EP cuando el grupo sufre una interesante variación que, en cierto modo, aporta savia y sangre nueva a una formación ya de por si veterana. Carlos Lorda (guitarrista) pasa el testigo de las tareas vocales a su hijo Carlos Jiménez “El Niño”, quien realiza un magnífico trabajo conservando esa versatilidad implícita en sus genes y convenientemente heredada, al igual que mantiene ciertos tics vocales de su progenitor. El resultado es continuista y excelente.

Las guitarras, por su parte, se hacen más pesadas, densas y cortantes, recuperando y amplificando la contundencia de canciones del EP predecesor como Locura. Inmenso el resultado a nivel de sonido, donde el bajo se hace muy presente en ciertos cortes, mostrando cada instrumento nítidamente por separado. El dedo “acusador”, en este sentido, no podría dejar de apuntar a la labor de Alberto Seara y Carlos Escobedo en los estudios Cube de Madrid y a la masterización de UE Nastasi en los Sterling Sound neoyorquinos, quien ha trabajado con grupos de la talla de GOJIRA, ANTHRAX, BLACK LABEL SOCIETY o los propios METALLICA. Desde luego, el grupo no ha infravalorado medios técnicos para plasmar su más reciente obra…

Volviendo a esas guitarras metalizadas, verdaderas taladradoras o percutores en Inquietud (donde colabora Carlos Escobedo), este corte, junto al inicial Nuevo Amanecer, nos muestra a los SHEILAN más alternativos y violentos. En ambos, un halo de oscuridad envuelve las composiciones, acompañado de la inclusión de voces guturales. Algo parecido a lo que nos mostraban los gaditanos ARACNER en su último trabajo, un caso por otra parte similar en cuanto a evolución musical al de los ceutíes, aunque menos dilatado en cuanto a recorrido.

Interesante dualidad, por tanto, entre voces limpias y violentas, que muestra una bipolaridad que no es tal como pudiera ejemplarizar el caso de los IN PENA, ya que en el caso de SHEILÁN los extremos se funden, ofreciendo como resultado algo muy coherente, sólido.

El grupo no se olvida de esos estribillos de corte soberiano en Malos Hábitos y Volver a Nacer, pero me da la sensación que, al igual que SEXMA en su “Hexanime”, pudieran haber buscado influencias no solamente del sonido 90’s, sino en la década inmediatamente anterior. Quizás por eso uno recuerda cierto clasicismo de hits antiguos como Llévame, cota puntual de inspiración ésta no alcanzada, sin embargo, por ninguno de los cinco nuevos cortes.

Aparte, en todo el plástico se percibe una violencia magistralmente canalizada, algo que no ocurre en otros muchos trabajos, cuyo máximo exponente pueda ser el track que da nombre al EP, donde se mezclan momentos emotivos e intimistas con instantes de verdadera contundencia.

Sorprende ver las cinco canciones del redondo en los primeros puestos del apartado “Hard Rock & Metal” de Amazon, no por su talento (del que el disco va sobrado) sino por la repercusión entre el público metalero. Veremos si termina convirtiéndose en un trabajo en cierto modo mediático o, por el contrario, queda relegado a un segundo plano en el que siempre ha estado SHEILÁN, al menos a nivel nacional… Las cosas pueden cambiar, y es que no todo ostracismo lo es para toda la eternidad... Sobre todo con discos como éste.

 

 

Comparte:

3 thoughts on “SHEILAN – Para Toda la Eternidad, 2013

  1. Enhorabuena Rubén por la reseña, se nota el esfuerzo y cariño puesta en ella, que no ha sido un mero trámite para ti, te has empapado de la historia de esta banda y eso queda plasmado en la reseña, Felicidades y sigue asi maquina!.

  2. Gracias Carlos! Todos los grupos merecen ese esfuerzo en Subterráneo Heavy, y la historia de la banda creo que es fundamental para entender este disco. Saludos 🙂

  3. Eres un monstruo, Rubén. No te has dejado nada en el tintero !!
    Sabemos que el disco merece muchísimo la pena y ahora lo sabe más gente.
    SHEILAN FOREVER !
    SUBTERRÁNEO FOREVER !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS