SEXMA – Hexanime, 2012

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Twitter Otro enlace

Cuatro años hemos esperado a que los burgaleses SEXMA facturaran nuevo disco, tras aquel Ciudad de Dite (2008) que un servidor adquiriera en una de sus visitas al mítico Contrapunto de Burgos. De aquel viaje, solo a nivel musical, me traje una gran cantidad de discos de grupos locales, lo cual me abrió los ojos y los oídos hacia todo lo que se cocía en aquel entonces en la ciudad castellana. Y casi todo, por no decir “todo” (al menos lo que descubrí) de una calidad notable.

Aquel Ciudad de Dite mostraba a un grupo con unos rasgos muy marcados. Sus facciones artísticas estaban señaladas por una similitud evidente con los maestros SOBER, de quien tantas y tantas formaciones han bebido en su música y de la que, igualmente tantas, intentan desmarcarse por temor a ser etiquetados de forma excesivamente simplista. No obstante, SEXMA ya atisbaba un desarrollo que otras muchas bandas no sostenían. Al igual que formaciones como KON-IRA, CRYOGEN, CUARTO OSCURO, ESENCIAS o NOIAH, por citar tan solo unos ejemplos, intentaban ofrecer algo más, SEXMA enseñaba entonces el señuelo de la base de un sonido soberiano, pero lo matizaba con su propia idiosincrasia. El quinteto burgalés, por aquel entonces, lo teñía de un fuerte regusto del grunge practicado por bandas como ALICE IN CHAINS o PEARL JAM.

En Hexanime este sabor añejo a los 90’s se salpica de elementos con una fuerte carga melódica que, quizás, pudieran tener su origen en incluso la escuela más melódica de los 80’s. No de la forma que hicieran otros alumnos de la escuela de los hermanos Escobedo, como AUTOMOTIVE, que añadían influencias muy UZZHUAIA a su música, sino haciendo de esta influencia algo vital para entender la evolución del grupo. Ahí está una de las claves para amar este trabajo.

Sin recordar a ningún grupo de aquella década, SEXMA no se desvincula, a la vez que cambia ligeramente el rumbo, de su pasado. En Hexanime podemos encontrar un marcado acento melódico conviviendo con una contundente labor de las guitarras y base rítmica. Esa bipolaridad, que no es tal, sino que supone un cóctel muy homogéneo y –sobre todo- con sentido, estalla sobre todo en cortes como Inflamable, Crucificados y En Mi Oración, mostrando el paradigma de la elegancia en Leitmotiv, y el peso de la siempre presente melodía en Viento a Favor, con unas voces dobladas muy interesantes.

Si Ciudad de Dite era interesante, Hexanime es sencillamente hechicero, con un embrujo inherente plasmado en diez cortes inspirados, mucho más inspirados que en su trabajo anterior y que, unido de nuevo a un excelente sonido (otra vez el disco ha sido grabado, mezclado y producido por Alberto Seara en los Estudios Cube, y esta vez ha sido masterizado en los Sterling Sound de Nueva York por Ryan Smith), hacen que podamos volar con cortes como el final Entre Vencedores y Vencidos, sencillamente magnífico por su emotividad, o –en el otro extremo- la potente Gélida, que supone una explosión destemplada y alterada de los sentidos (interesante trabajo a la batería de Iván).

A destacar igualmente la más que notable labor vocal de Igor, que nos lleva de terrenos áridos y pesados a escenarios donde lo que más fluye es la sensibilidad y la emotividad. Ejemplo de ello es Azul. O Nada que Ofrecer, que engañándonos su título, nos brinda de nuevo el eterno dilema entre potencia y melodía, que el grupo tan bien sabe resolver aquí y en todo el disco. Por no olvidarnos de estos contrastes, tan bien licuados, en En Pie, pudiendo ser arquetipo del buen trabajo a las guitarras de Gonzalo e Iván en todo el redondo.

Como bien indico antes, Ciudad de Dite era interesante. Hexanime lo es más. Lleva la inspiración de su disco anterior a cotas más altas, donde el oyente sí puede sentir ese aire fresco del verdadero arte en su rostro, solo allí donde algunos llegan y donde es difícil ascender. Escuchando el disco yo me siento allí –y así-, rodeado de sensaciones impagables que solo algunos discos me transmiten. Hexanime es uno de ellos…

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS