SEVENTH HELL – We Are Burning, 2016

Enlaces: Facebook Otro enlace

4PAN1TEn los casi 4 años que llevo en la redacción de Subterráneo, he podido comprobar como la escena del hard rock a nivel nacional goza de buena salud. No solo salen propuestas sino que además son interesantes. Es caso de la joven banda valenciana SEVENTH HELL y su EP debut We are burning. Un trabajo corto, con una duración de 15 minutos distribuidos en 4 canciones. SEVENTH HELL nació en marzo de 2012, y no fue hasta noviembre de 2013 cuando consiguieron completar la formación. Desde entonces, no han parado de componer y defender sus temas en directo; ya sea en festivales o teloneando a otras bandas.

El estilo de los  4 cortes, como decíamos, es hard rock. En este caso, de influencias americanas, con un sonido moderno y endurecido, poco dado a melodías edulcoradas. Estamos ante riffs más bien pesados y lentos, lejos de la complejidad pero sin caer en la simplicidad. El desarrollo de los temas también es lento, lo que quizá dificulte quedar prendado en la primera escucha, sin embargo encontramos unos estallidos de potencia y dureza en las canciones que consiguen sumergir al oyente y mantenerlo en tensión.

La parte más melódica del sonido  corre a cargo de la voz. Una voz femenina que te trae a la mente a una chica joven, inconformista y rebelde, como debería ser la juventud. La juventud,  a veces puede pecar de falta experiencia, impaciencia y derroche innecesario de energía, pero este no es el caso. Desconocemos la edad de Lory RoxX, y sin desmerecer no nos importa, lo que sabemos, y nos interesa, es que posee una buena voz. Seguramente no sea muy personal, pero tiene potencia, un amplio registro, y lo que es más importante, sabe usar esa cualidades bien y cuando toca, capaz tanto de transmitirte  rabia como de penetrarte los tímpanos con dulzura a base de agudos potentes.

Si hubiese de destacar alguno de los temas, me quedaría con los 2 que cierran el EP, seguramente por sus contrapuntos. “Stop the clock”, el primero de ellos, es el más lento de los 4, mientras que “Stone in my way” tiene un tempo mayor que el resto. En “Stone in my way” encontramos un espectro vocal más furioso, rebelde y amplio, frente al el registro más pausado y melódico de “Stop the clock”.

Estamos ante un debut discográfico refrescante y de calidad, que se hace corto a la escucha. Sin reinventar nada consiguen sentar las bases de su sonido, y despertar en el oyente, o al menos en un servidor, la curiosidad de comprobar que tal se defienden en directo.

firmapedro

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS