SECHEM (ESP) – Disputes with my Ba, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

SECHEM es de esos grupos que sin querer se presentan en tu vida y a los que te vas a encontrar muchas veces sin darte cuenta. Con el grupo madrileño me ha pasado desde que los descubrí a principios de 2016, con su EP Renaissance of the Ancient Ka recién editado ese día, como teloneros de MANEGARM. Según salieron a escena me sonaron como unos ORPHANED LAND con voz femenina, pero ni el sonido ni tampoco la frialdad de la sala y el público les ayudaron. Más tarde volvería a toparme con el grupo, precisamente de acompañantes de ORPHANED LAND. El combo sonaba más compacto y seguían apuntando maneras, pero no terminaban de llegarme del todo. Pues todavía tengo una tercera vez. Esta vez sí fue totalmente consciente. SECHEM editaba su debut en largo y lo presentaban junto a SUN OF THE DYING en Madrid. Podéis leer la crónica en estas mismas páginas, de hecho. Aquí sí se notaba mucho avance musical, puesto que tocaron el nuevo disco entero, pero el sonido fue muy regular y no me dejó comprobar si el grupo había madurado más en directo o no.

La culminación de este seguimiento por mi parte es la reseña de es citado debut al que han llamado Disputes with my Ba y en el que han contado con el ex-ORPHANED LAND Yossi Sassi como productor además de colaborador en un par de temas. A priori me llamó la atención el avance musical de SECHEM. Siguen buscando la fusión entre el metal y los sonidos orientales, fundamentalmente incluidos a través de los vientos de Marta Sacri, así como las melodías y ambientaciones recreadas por Paolo Andreotti, pero ahora han crecido en el apartado de la contundencia, con unas guitarras y unos ritmos mucho más acusados. El peso rítmico, de hecho, es mucho mayor en este disco. Por otro lado han querido aportar variedad vocal con segundas voces y coros. Las primeras las consiguen con la colaboración principal de Eduardo Guilló, precisamente el vocalista de SUN OF THE DYING. Lo segundo es algo anecdótico, casi reducido a «An epic journey to Yam«, que por cierto es el tema donde más influencia de ORPHANED LAND encontraremos y donde aparece por primera vez Yossi Sassi con su bouzouki aportando un toque oriental extra.

Al mismo tiempo, sin embargo, esta novedad les genera un lastre. Ese lastre es que la contundencia rítmica se come el colorido final del sonido. De hecho el trabajo parece mezclado de manera que la parte más oriental del grupo cuesta ser apreciada y no resalta, quedando como mera anécdota. Por otro lado tenemos la voz principal de Ikena. Ya me he acostumbrado a sus registros: es una vocalista particular, con un rango no muy amplio y algo apagado, pero ya la han sabido encajar mejor en la música del grupo. Sin embargo también sufre de ese sonido excesivamente compacto. Por otro lado el apoyo de voz rota ayuda a meter variedad, pero ya vimos en directo que se queda en algo muy secundario. Para mi gusto estos son los dos puntos débiles del grupo en los que deben seguir trabajando.

En cuanto a las composiciones, la verdad es que hay de todo. La citada «An epic journey to Yam» es mi preferida en lo que a tema de fusión metálico-oriental se refiere, pero también tenemos cortes que destacan por una estructura más pegadiza y metálica como «Mummify me!» o sobre todo «Rusty nail«. La epicidad se concentra en «The shipwrecked sailor«, donde también destaca Yossi Sassi con su bouzouki, y finalmente tenemos la rareza del disco, «The doomed prince«, un corte que parece seguir la tónica del resto hasta que, de repente, donde en otras composiciones tenemos melodías del medio Oriente aquí tenemos aires latinos, que además quedan francamente bien. Desde luego se han esforzado por ofrecer nuevos sonidos e ir más allá, y eso es de agradecer y de loar.

SECHEM debuta puliendo sus propias raíces, pero aún tienen que asentar bien las raíces de sus intenciones, sobre todo en directo, y en estudio también. Disputes with my Ba es un disco variado y con buenas ideas, aunque el envoltorio esté un poco apagado y algunos detalles no brillen tanto como debieran. Pero todo camino tiene sus pasos intermedios, y esto es solo el principio.

Comparte:

COMENTARIOS