SCUMWORM (ESP) – Scumworm , 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Este EP es una auténtica cutrez grabada en la sala de ensayo del propio grupo. Sí, luego lo han masterizado para darle un toque más “profesional”. Los sevillanos SCUMWORM seguramente pongan como excusa eso de la “actitud” para justificar el porqué de convencernos con un simple EP de diez minutos. Una actitud vergonzosa y nada profesional. ¿Y lo peor de todo? Que el resultado le ha encantado a quien escribe estas líneas.

El anterior párrafo era una ironía tan obvia que no hace falta ni explicarla. El propósito de SCUMWORM es el de muchos grupos undeground: tocar sin más pretensión que divertirse. Un objetivo que han desnudado hasta la médula. Un sonido como declaración de intenciones. Sin una gran promoción, ni aires de profesionalidad, ni recitando tópicos manidos de músicos. 

Su grind/death busca ser lo más básico posible, tanto que no tiene ni letra. Pedro, su vocalista, más que gritar, vomita ante el micrófono. Y no por falta de capacidad, simplemente porque no quiere, porque encaja con la naturaleza de la música. Cuatro riffs y mucha distorsión y ruido.

Dios oculto“, “Gentrificación masiva“, cualquiera de los seis cortes va a cuchillo a por nosotros. Apenas minuto y medio para dejarnos medio sordos.

No obstante, a pesar de los llamamientos que hago a la falta de profesionalidad, en realidad esta no es sino hipocresía sonora. Hablaba antes de una masterización para limpiar el sonido, y es por una razón muy simple: quieren ser oídos, quieren que oigas sus riffs, su material sencillo pero bien compuesto. Porque todos los miembros de SCUMWORM ya militan en otras bandas del underground sevillano, y saben cómo buscar ese sonido sucio aposta. No son un grupo de raw black que esconde su absoluta incapacidad técnica bajo una bola de ruido ininteligible. Tampoco son virtuosos, pero esto no es más que maquillaje para hacerse pasar por más feos de lo que realmente son.

El pertenecer a otros grupos provoca que veamos semillas de estos en el sonido de SCUMWORM. El sonido sucio impostado de los desaparecidos PURULENT NECROPSYS, la rapidez y efectividad de LEAD COFFIN, junto con los guiños al cine, en este caso western, de la introducción de “Acción violenta“. Y en menor medida toques sludge heredados de los añorados MONKEYPRIEST, que por desgracia sólo hacen presencia en “Escupiendo carne“. 

Precisamente “Escupiendo carne” me deja una sensación distinta. Los diez minutos de EP pasan volando, gracias a lo rápido y entretenido de los cortes. Pero es esta canción la que me hace pensar “¿y si metiesen más de sludge en las canciones?“. SCUMWORM no serían ni los primeros ni los últimos en mezclar sludge con death o grindcore, pero sería un importante factor diferenciador, pues es algo relativamente menos común.

En contrapartida aumentaría la duración de las canciones, y quizás perderían parte del encanto que tienen ahora, pues yo gustosamente podría escuchar un álbum completo de SCUMWORM. Calidad tienen de sobra para crear una obra de una media hora de salvajismo. 

Por ahora este EP no es suficiente, sabe a poco, deja con ganas de más.

Una cosa más: es un muy decente EP, aunque no es honesto. Nos lo venden como un ejercicio de punk y actitud, como si sólo fuera eso. Hay mucho más, por calidad y capacidad. Ojalá todas las deshonestidades fueran así. 

Comparte:

COMENTARIOS