SAVAGE MESSIAH (GBR) – Hands of fate, 2017

Enlaces: Facebook Otro enlace

Lo último que había escuchado de SAVAGE MESSIAH era Plague of conscience, publicado en 2012, y me gustó muchísimo su thrash metal melodizado -o su power metal agresivo-, pero no había vuelto a saber de ellos. Al parecer, en 2014 publicaron otro disco llamado The fateful dark, el cual no he tenido todavía el placer de escuchar, pero cuando me surgió la oportunidad de reseñar este nuevo disco de los británicos me he sentido como cuando te reencuentras con un viejo amigo después de mucho tiempo.

Los amigos de SAVAGE MESSIAH han evolucionado, han crecido y han madurado. Incluso me comentan que les va muy bien en la vida: en 2014 el gobierno británico les entregó un premio por ser una de las bandas noveles que más reconocimiento internacional habían recibido.

Esta madurez la podéis apreciar en la portada, mucho más elegante y refinada que las de sus anteriores trabajos, más próximas al thrash y power metal de los noventa. Ahora, en cambio, la firmaría una banda de metalcore o de death metal melódico.

Su música también se ha modernizado bastante, aunque dejando un regusto bastante clásico. Salvando las distancias, me han recordado por momentos a los últimos discos de TRIVIUM: un metal pesado, rítmico y con una carga melódica muy importante. Un ejemplo lo ilustra mejor: un Black album de METALLICA del siglo XXI.

Y es que este estilo es el que podemos apreciar en el single homónimo «Hands of fate«, en «Wing and a prayer«, «Last confession«, «The crucible«, «Out of time» y «Lay down your arms» -el riff principal, de hecho, es calcado al de «Sad but true«-. Aunque, como comentaba anteriormente, también podemos escuchar un regusto clásico y ochentero en temas como «Blood red road«, la épica «Solar corona«, «Fearless» -¿alguna vez te has preguntado como sonaría el AOR en 2017 y si añadiésemos un poco más de distorsión a las guitarras?- y «Eat your heart out«, que parece sacada de un tributo a JUDAS PRIEST.

Mi reencuentro con SAVAGE MESSIAH ha sido muy agradable y más que satisfactorio. Me han perdonado el haberme olvidado de ellos durante todos estos años y, como no son rencorosos, me han regalado un auténtico discazo. Hands of fate es un disco absolutamente recomendable para todos aquellos que quieran modernizarse un poco sus gustos, pero sin olvidarse de sus raíces más clásicas y ochenteras.

Comparte:

COMENTARIOS