SATURNALIA TEMPLE (SWE) – Gravity, 2020

Enlaces:

Hace no mucho tiempo que comentase el más reciente trabajo de los suecos MAMMOTH STORM, quienes, dentro de la escena stoner/doom, mantenían casi intacto el género, pero aplicando ciertos modos un poco más extremos, lo que convertía a aquel Alruna en una pieza bastante atractiva. Pues de nuevo unos compatriotas de los mentados han tenido que ser quienes me recuerden que el stoner/doom no es un género estático y que, según los ingredientes extra que le añadas, puede variar y convertirse en algo muy dinámico y agresivo de escuchar, a pesar de no ser uno de los subgéneros donde más velocidad se imprima.

Y es que los suecos SATURNALIA TEMPLE han confeccionado una obra que, a pesar de que tampoco me ha enganchado de la hostia, sin duda es atractiva y le ha dado un soplo de aire fresco a la escena pertinente. Los de Estocolmo suman un nuevo LP a su carrera, siendo éste el tercero, además de una demo, dos epés y un split junto a NIHIL NOCTURNE, NIGHTBRINGER y ALUK TODOLO. Gravity, que así se titula esta reciente entrega, ha sido editada por el sello francés Listenable Records, compartiendo así roster con bandas como CRISIX, ANOREXIA NERVOSA, VELD, THRON, SKYCLAD, LOUDBLAST, MOONLOOP o WAYLANDER entre otras tantas. 

Hechas las presentaciones, nos toca hablar del contenido, que, como entonaba unos párrafos más arriba, expone un stoner/doom  al que se le han añadido elementos extremos que lo hacen, la verdad, muy disfrutable. Y que no se me malinterprete, no es que de normal sea un estilo que yo no disfrute, pero se agradece que las bandas exploren en busca de nuevas sonoridades, texturas, atmósferas y, en definitiva, que mezclen para probar si del resultado se obtiene una pócima lo suficientemente adictiva. En lo que a mí respecta, creo que no me ha enganchado tanto debido a la voz limpia de Tommie. No me ha gustado nada. Ni la manera en la que entona, ni que abusen de los efectos para tapar evidentes carencias, ni cómo emplea la métrica en algunos momentos.

La cosa cambia bastante cuando la voz pasa de limpia a gutural. Ahí sí que hay habilidad, al menos, a la hora de ejecutar la técnica, pero también (curiosamente) se tapa un poco esas métricas que, cuando alargan sílabas, se pierden un poco en el tempo. La textura del gutural es buena (independientemente de los efectos que le hayan podido dar) y el color es lo suficientemente gris, en el mejor sentido de la palabra, como para otorgar el punto extremo que, por suerte para el que escribe, es el que predomina a lo largo del CD.

En la base musical, las referencias al doom tradicional, así como al stoner/doom, son constantes, pero también dejan ver ligeros destellos que se acercan a un death muy pesado, sobre todo en las maneras de la guitarra, que cruje como en los grandes eventos del death/doom recordándome a bandas del palo NORTT, BOSQUE o incluso ORANSSI PAZUZU; aunque, por supuesto, dentro del ámbito en que se mueve SATURNALIA TEMPLE, mucho más a otras como ELECTRIC WIZARD o a sus vecinos fineses DARK BUDDHA RISING. Mucho “crunch” también en el bajo, como no podía ser de otra manera, que cobra tanto protagonismo como la guitarra, sobre todo en lo que a la base rítmica se refiere, no sólo aplicando acompañamientos y refuerzos sino actuando como una segunda guitarra en muchos momentos. La inclusión de sintetizadores que emulan órganos en algunos momentos hace de este redondo una experiencia con cierto toque tétrico-psicodélico y le da un puntito de atmósfera que nunca viene mal si está bien hecho, como es el caso.

A pesar de que hay muchas cosas buenas en Gravity y de que las voces limpias no son las que imperan, no me ha terminado de convencer SATURNALIA TEMPLE. Tendré que esperar hasta su próximo lanzamiento, a ver si entonces cambio de opinión.

Comparte: