SATANIC (CAN) – Architecture of chaos, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp

Tras ese «seductor» nombre, venerado por unos y que otros aborrecerán sin duda, se esconden tres maníacos canadienses que nos presentan su primer álbum completo llamado Architecture of chaos.

La banda se formó en 2010 bajo el nombre de (al loro con el mismo) SATANIC GLUE SNIFFERS, publicando un par de discos para posteriormente acortarlo y cambiarse al actual SATANIC, ya en 2016 y aún manteniendo a la misma formación.

Como propuesta nos conducen a un thrash/death metal de estilo «ochentero», cargado de maldad, cinturones de balas, parches, gafas de sol y demás parafernalia de la época dorada del metal. La idea está bien aunque la ejecución… no lo es tanto, la música no está a la altura; me temo que deja algo que desear, la verdad. Siendo (quien lo diría) su tercer trabajo en el total de su discografía era de esperar un resultado más maduro y menos…»maquetero».

Veamos, no todo es malo; son rápidos y agresivos, le echan ganas y sentimiento y no se les puede poner ningún pero en ese sentido. Sin embargo, las composiciones no son brillantes, les falta gancho.

El sonido y producción son de estilo crudo y ligeramente sucio (en el buen sentido), recomendables para el género que practican, y las voces son primitivas, ásperas y rasgadas. Las guitarras, afiladas también, adecuadas y muy al estilo de los grupos que les sirven de inspiración, como los primeros KREATOR, SODOM, SLAYER

El primer tema, «Mephistophelian«, es medianamente decente pero sinceramente señalaría como culpable a las baterías de no ser apropiadas o, en otros casos, a los propios riffs, como en «Systematic fear«; en el mismo «Architecture of apocalypse» es una combinación de ambos factores; de hecho, a veces da la sensación de que no hay cohesión entre la guitarra y la base rítmica. Por su parte «Armageddon» parece perder el norte por momentos. Salvaría de la quema «World of chaos» (para el que han rodado un vídeo promocional) y también «Tchernobyl 86«, por ser correctas aunque con pedazos escuchados miles de ocasiones. Aún así, arrojan un soplo de esperanza y muestran que no todo está perdido para estos canadienses. Las letras, como podéis imaginar, están basadas en el satanismo, la guerra y demás clichés por los que la mayoría de los metaleros nos sentimos atraídos.

S. Landry (¿componente de HORFIXION y ORDOXE?) ha sido el autor de la grabación, mezcla y masterización. La banda la componen Izaac «Zak» Beaudoin a la voz y bajo, Guillaume «Gogol» Petit a las guitarras y voces y Martin «Marty» Carle a la batería.

El sello norteamericano Brutal Records (INCUBUS, OPPROBRIUM, DECIBEL DEMON…) se ha encargado de lanzar este trabajo de thrash/death de la vieja escuela, que desgraciadamente a un servidor no ha logrado cautivarle. Quizás a ti sí, inténtalo y nos cuentas.

Comparte:

COMENTARIOS