SANTA MATANZA – La patrulla caníbal, 2017

Enlaces: Facebook

Coger disco, meter en la radio, play. Un ritual siempre tan bonito y agradecido. Esta vez le toca a SANTA MATANZA acompañarme en el trayecto de coche con su hardcore punk de la mano, there we go!

Pero antes, un pequeño briconsejo: empezar un disco con una narración escatológica de Los 120 días de Sodoma es arriesgado y llama la atención. Hasta aquí, genial. Porque cuando quieres hacer visible un disco siempre está bien optar por cosas llamativas. Pero si tu disco es una crítica social, entonces has perdido una gran oportunidad de llamar la atención con un audio donde la realidad supere a la ficción.

Después de la sorpresa inicial, empiezan a sonar las primeras notas. En general las canciones de La patrulla caníbal demuestran nivel y trabajo, son pegadizas e insistentes, y te dan lo que se espera de un primer disco de un grupo del “underground” reivindicativo. Como punto negativo destacaría que falla un poco en la cohesión entre temas, al notarse ciertos altibajos entre volúmenes según las canciones van sonando.

Pero al mismo tiempo agradezco que sea un disco con un sonido crudo y con poca producción a sus espaldas, de los que no te repelen por exceso de “plástico”. Sorprende saber que es el primer trabajo de SANTA MATANZA y que se hayan arriesgado sacando a la luz un larga duración tan temprano en su carrera. Personalmente, y aunque odie las comparaciones, me trae recuerdos cercanos a NON SERVIUM e incluso a los gallegos SATXA.

Toxicidad” es el tema que abre el disco, con melodías que tienen esa facilidad de recordarte a muchas otras, letra sencilla y estribillo insistente y pegadizo. Casi cuatro minutos que pasan volando entre mensajes de motivación ante la comodidad establecida y en contra del capitalismo. Apertura perfecta para un disco que promete.

Lengua de serpiente” es el single del disco, presentada con un videoclip en el canal de la banda en el que destaca esa estética underground. En esta canción arriesgan demasiado con las repeticiones, y puede llegar a hacerse larga para los pocos cambios de ritmo que tiene. “Alias el Cojo” viene respaldada por la voz de Tonyo de RAZÓN DE ODIO, y es una crítica al racismo presente en la sociedad española, que vivimos a diario en situaciones como el HSM, al que también hacen referencia.

 

¡Ahora sí!, uno de los audios que esperaba: “Sangre negra” comienza con un fragmento del famoso discurso del expresidente de EEUU, George W. Bush, proclamando el comienzo de la guerra de Irak. Y como no podía ser de otra forma, la canción es un juicio directo a la actuación militar estadounidense fuera de sus fronteras. Musicalmente es más rápida y a su vez más melodiosa, sin salirse de los patrones clásicos del estilo.

El quinto corte, “Media vida“, es una oda al trabajo y el orgullo por el clásico “llevo muchos años dejándome la piel en esto” a pesar de que la banda haya comenzado como tal en 2015. Un eterno clásico en el temario punk, orgulloso de la experiencia propia. Destaca el break y el aumento de complejidad en la estructura de la canción, que se ha convertido en mi favorita del disco.

Con “Aprieta los puños” vuelve la seriedad en la letra, en contra del acoso escolar. Se lleva un 10 por ser el tema más directo, por la utilización de un lenguaje inclusivo (tiene narices que por cómo estamos socialmente haga falta agradecer esto) y por la calidad compositiva para el estilo en el que se encuentra, mucho más cercana al hardcore en este tema. Mención especial al discurso previo al último estribillo, grandes.

Solidaridad” remata el disco con un tema que es ya un himno de lucha obrera. Himno marcado por su historia y por sus múltiples interpretaciones, sin perder el espíritu. Nació siendo un tema de la banda inglesa ANGELIC UPSTARTS y con el tiempo se ha relacionado con el sindicato polaco Solidaridad, y a su vez con las manifestaciones obreras contra el gobierno inglés de M. Thatcher. Originalmente un lema en contra del comunismo pero a favor de la lucha de clases, que se ha vuelto pasto de libre interpretación con los años bajo las garras de internet. Lo que sabemos de forma clara es que actualmente numerosas bandas lo han versionado, entre ellas IV REICH en los 80 y los zaragozanos CHICHARRICA en su disco Nada que perder, como ahora lo hacen SANTA MATANZA.

En síntesis, buen disco, buen hardcore y buen punk. Confío en que este grupo siga trabajando igual de duro y en que continúen apostando por la lucha obrera en unas letras que tanto nos enorgullece escuchar. Como dicen los grandes KOP, “La lucha continúa!“.

Comparte:

COMENTARIOS