SANDFORD MUSIC FACTORY – Awen, 2011

Enlaces: MySpace Facebook Youtube

Formados en 2005 bajo el nombre de SWEET OBLIVION BAND, estos músicos gallegos se ven forzados a cambiar su nombre a SANDFORD MUSIC FACTORY por razones de copyright, aprovechando su segundo lanzamiento, Awen, símbolo celta que significa inspiración. Inspiración, ésta, presente en todo un álbum de diez cortes, que combina el mejor rock setentero en perfecta simbiosis con el rock alternativo 90’s de grupos como PEARL JAM o SOUNDGARDEN.

Sonido Seattle, pues, en cuadrada asociación con el rock más 70’s que, por tanto, combina dos décadas de cambios considerables en la música rock internacional, a lo cual añaden un sonido actual, incorporando, pues, la contemporaneidad de los tiempos que corren a su música.

Para esto último cuentan con el intachable trabajo de Alan Douches (THE MISFITS, MASTODON, MONSTER MAGNET) en la masterización del disco, grabando y mezclándose el cd en los locales estudios Planta Sónica II de Vigo, por Pancho Suárez. Por lo demás, y en relación al artwork, diseño sencillo, a la vez que conseguido, a cargo de SMF y Pablo Pita, presentando un cd editado en digipack y sin libreto interior.

Si bien en cortes como el inicial Nowhere (ya presentado su videoclip en agosto pasado como adelanto) y The Spiral se pueden ver reminiscencias al rock de ELDORADO o JOHNNY BLOOD, basándonos en esa perfecta conjunción entre años 70’s y 90’s, y en otras canciones como There and Then uno se retrotrae a los álbumes en solitario de KIP WINGER (con alguna voz doblada tan propia del de Denver), los elementos vehiculares de la música de SANDFORD MUSIC FACTORY están guiados por grupos como ALICE IN CHAINS, LED ZEPPELIN o incluso THE BEATLES, siempre desde la distancia.

Aun aglutinando tantas influencias, tanto temporales como musicales, y ofreciendo contrastes entre la contundencia y agresividad de temas como Save Me y la melancolía y sosiego de Show Me The Rain o Marbles, “Awen” no peca de incoherencia en ningún momento, ofreciendo un conjunto bastante compacto y conexo. Además, nos regala al final del disco una composición dividida en tres actos, llamada The Keys of Horizon, una buena forma de terminar un interesante disco de rock en su más amplio sentido del término.

Sugestiva forma de empezar 2012 con un trabajo de finales del 2011, que nos hace repasar décadas pretéritas, pero no por ello anticuadas. Es más, SANDFORD MUSIC FACTORY deja claras sus intenciones de observar el pasado desde la seguridad que ofrece el presente más actual.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS