RUIT HORA (CHL) – Ruit Hora, 2019

Enlaces:

Ruit Hora es un tópico literario que, al igual que otros, pretende darnos una lección o una forma de ver la vida. En este caso el mensaje es claro: El tiempo corre y por lo tanto la vida es efímera. No sé las razones por las que Daniel Bravo, protagonista de esta one man band y cantante de las bandas DECEM MALEFICIUM o FAVNA ABISAL, habrá escogido este nombre, pero lo que sí está claro es que su música consigue evocar ese concepto de sobra y mucho más.

La particularidad de este proyecto es que aquí los amos absolutos que se encargan de dar cuerpo a la música son unos sintetizadores, por lo que olvidaos de instrumentos de cuerda a los que estamos acostumbraos por regla general en el metal extremo y en el metal en general. Por olvidar podéis olvidar hasta la batería, ya que la que hay aquí es programada y su función básicamente es acompañar, por lo que es simple y monótona pero ayuda a compactar. Por lo demás la voz de Dani Bravo se basa en unas guturales cavernosas y unas voces limpias que, a pesar de no ser predominantes, cuando aparecen consiguen crear un carácter religioso ortodoxo que funciona realmente bien, como se puede ver con total claridad en “Ancient epitaph”.

Por lo demás los sintetizadores pueden llegar a ser tétricos, psicodélicos, introspectivos y dignos de una banda sonora de alguna película de terror ochentera de John Carpenter haciendo que sentimientos como la tristeza, la nostalgia o la desazón se puedan llegar a palpar en ese hermoso aunque filosófico ambiente. Incluso podremos encontrar ramalazos de AUTHOR & PUNISHER, banda con la que saco ciertos paralelismos, sobre todo en la inicial “Darkness is a vital element”.

RUIT HORA y su debut son ideales para curiosos buscando sensaciones y sonidos nuevos. Merecen una oportunidad tanto para aquellos familiarizados con este tipo de sonidos como para los que no, por la simple razón de que es un viaje musical de emociones y preguntas existenciales por el que todo ser humano ha pasado alguna vez en su vida aunque sea de pasada. Si la escucha es tumbado en la cama a oscuras, mejor que bien.

Comparte: