ROOM – Phoenix, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Youtube Otro enlace

room01Posiblemente el nombre de ROOM resulte familiar para algunos de los lectores familiarizados con las tendencias modernas del metal underground madrileño. Durante la segunda mitad de la década pasada alcanzaron cierta notoriedad gracias a una propuesta que se mostraba como alternativa local a todas las bandas de metalcore, thrash moderno y demás géneros populares de este período que aparecían por todo el mundo, especialmente por Estados Unidos y el noreste de Europa.

Sin embargo, tras un notable debut en larga duración en 2008 titulado “Nobody moves, nobody gets hurt” la continuidad del grupo se vio interrumpida por los inevitables cambios de formación que frecuentemente tienen lugar en el despuntar de un proyecto de estas características. Por este motivo, quienes tuvimos la suerte de seguirlos desde el principio recibimos con optimismo la noticia de que ROOM se encontraba de nuevo en funcionamiento. Con una nueva formación y una propuesta renovada, “Phoenix” es la nueva apuesta de un grupo que, como el ave del que toma su nombre, vuelve de las cenizas con recobradas fuerzas.

El estilo de ROOM bebe de muchas de las tendencias englobadas dentro de lo que, de forma vaga e imprecisa, suele denominarse “metal moderno”. Esto incluye el metalcore, el groove metal, el death melódico de nuevo milenio, el thrash contemporáneo y demás ejemplos. En la música de la banda encontraremos influencias de MACHINE HEAD, SOILWORK, KILLSWITCH ENGAGE y muchas otras, formando un todo bastante heterogéneo. De esta forma resulta natural encontrar pasajes pesados y breakdowns combinados con riffs rápidos y cortantes, aderezando todo con pegadizas melodías que se han potenciado mucho con respecto a “Nobody Moves, nobody gets hurt”. Esta mayor sensibilidad melódica se incorpora al resultado en su totalidad en lugar de quedar reservado para pasajes específicos, acentuando la cohesión y acercando el estilo del grupo a sonoridades más europeas y clásicas que en el debut, mucho más afectado por el hardcore. Al mismo tiempo, “Phoenix” resulta mucho más accesible. Las estructuras de composición resultan reconocibles y fáciles de seguir pese a la mutabilidad y al contraste que aparece por todas partes, y mantienen bastante bien el dinamismo y la variedad de emociones que impregnan “Phoenix”.

En el apartado técnico es quizá donde más apreciable resulta la evolución del grupo tras estos años de silencio. El trabajo de guitarras es sobresaliente, y no me refiero con esto únicamente a los solos, sino a riffs y arreglos que presentan una variedad mucho mayor que en el debut, que resultaba más lineal. Podremos encontrar interesantes armonías en temas como Labyrinth o el genial single Remove the scars, e incluso algún pasaje acústico, como en Unveil the strenght. Cabe mencionar que para “Phoenix” se ha incorporado a la banda como guitarrista el conocido productor madrileño Alex Cappa para acompañar al líder musical Nacho Rodrigo. En cuanto a las voces, el también conocido Juan Dominguez (ATSPHEAR) muestra también una mayor variedad de registros y una creciente versatilidad, fruto seguramente de la experiencia. En mi opinión, la mejora se nota especialmente en las partes melódicas. Y el trabajo del batería Guillermo es impecable, tan potente como preciso y con unas líneas de percusión que en general siguen de cerca a los riffs de guitarra.

ROOM hacen gala de un metal de plena actualidad, con técnica y con una destacable madurez compositiva, en nueve temas nuevos a los que se suma Noise, imprescindible clásico aparecido en su primer album, que se ha regrabado para la ocasión convirtiéndose en uno de los mejores momentos de “Phoenix” junto con To leave not to die, Remove the scars o Scapegoat.

Espero sinceramente que con este disco logren por fin estabilizar su formación y lograr el reconocimiento que merecen. “Phoenix” es potente, imaginativo, maduro e inspirador… y además tiene muchas posibilidades comerciales. ROOM podrían llegar a dar el gran salto con este disco si todo marcha como debe. Mientras tanto, quienes gusten del metal contemporáneo no deberían permitirse dejar pasar “Phoenix”. Imprescindible.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS