RO PANUGANTI (USA) – Metal trainer, 2019

Enlaces:

Portada del album Metal Trainer de Ro Panuganti¿Algún fan de Pokemon en la sala? Si es así es tu día de suerte, porque el fenómeno fan y friki te sonríe para ofrecerte una experiencia complaciente y respetuosa. Una que hará que hasta los más negados en estas cosas como un servidor presten sus oídos. Dicho esto, me acabo de dar cuenta de que me he adelantado a los acontecimientos, así que vamos a las explicaciones ¿Quién es nuestro protagonista y que es este disco? Ro Panuganti es un músico de estudio que se dedica a versionar la banda sonora de videojuegos al género de música que nos interesa y hace que estés aquí leyendo esta reseña, el heavy metal; en específico, el metal progresivo en su faceta instrumental.

En este caso nuestro protagonista se atreve a versionar la banda sonora de la que fue la primera de muchas aventura de Pokemon y lo que se denomina a día de hoy primera generación: Pokemon Rojo y Pokemon Azul, donde había por entonces solo 151 en total de estas criaturas y nos presentaba, entre otros muchos, la que iba a ser la cara oficial y reconocida de la popular franquicia, Pikachu. ¡Qué tiempos tan sencillos! Quién lo diría con lo que es a día de hoy en lo que se denomina octava generación y sus 809 criaturas.

Lejos de haberse dedicado a versionar sin más, algo que parecerá fácil a simple vista pero que tiene que ser bastante difícil debido a las diferencias estilísticas, Ro ha dado un paso hacia delante y ha conseguido dar su propia visión como músico. A su vez, muestra fidelidad sentimental y respeta las composiciones, por lo que se da una visión que, si bien no destaca por su originalidad, sí aporta más que cualquier youtuber haciendo lo mismo que hace él o GALACTIC EMPIRE, banda que hace lo mismo sin arriesgar, pero con la saga cinematografica Star Wars como base. PLINI y en menor medida ANIMALS AS LEADERS son otro buen ejemplo para que os hagáis una idea del tipo de metal instrumental que hallareis.

Ro juega muy bien con las distintas progresiones de las composiciones originales dándoles un montón de facetas nuevas en bastantes ocasiones. En ese aspecto sorprende y destaca «Pokemon hospital» y en menor medida «Cerulean«, ya que ha conseguido reinventarlas dándoles un toque culto, de música de cámara reposada y aire hogareño, gracias a los teclados, elementos acústicos y sinfónicos muy conseguidos, demostrando que Ro no se nutre solo de metal, consiguiendo así el efecto sedante de una Pokeflauta. La que sufre cierta vuelta de tuerca es «Lavender» y «Pokemon mansion«, con la que tengo sentimientos encontrados ya que, si bien respeto y admiro cómo ha sido capaz de darle toques bastantes interesantes, creo que se pierde y desvirtúa el encanto que hacía única e irrepetible a la original. Esto pasa por las afinaciones típicas del djent, un recurso del se abusa mucho en el metal progresivo de corte más moderno. Lo contrario pasa con «Viridian» y «Mt. Moon«, ya que respeta el sonido siniestro natural, que se ve incrementada positivamente con ese tipo de afinaciones. No obstante, las que sí se han respetado y ganado en muchos aspectos son «Pokemon master«, «A wild encounter» y «Gym battle«, que consiguen potenciar y transmitir la tensión de un buen combate Pokemon gracias a la épica y energía aumentada que la guitarra da a las composiciones originales. 

Un álbum agradable, que se hace corto y que seguro que a muchos les traerá buenos recuerdos de una época en la que, como niño que eras, tu única preocupación eran las consignas en las que se ha basado la saga principal desde sus inicios: hacerte con todos, conseguir todas las medallas de los gimnasios y ser el campeón de la liga Pokemon. Tal vez su único defecto, independientemente de que guste o no el invento, es la batería, que se nota de lejos que es programada y quita la posibilidad de que las composiciones sean más orgánicas, desfavoreciendo la experiencia. No sé si Ro Panuganti seguirá haciendo versiones de juegos que me gustan y si volveré a traerlo alguna vez más por estos lares, pero con este álbum se ha ganado mi absoluta simpatía y me han dado ganas de desempolvar mis antiguos juegos de Pokemon para volver a jugar una vez más. 

Comparte: