RIOT CITY (CAN) – Burn the night, 2019

Enlaces:

Vuelve a emerger en Canadá una banda de heavy metal que hace inevitable fijarse en la escena actual que ofrece el país. No es algo nuevo, por supuesto, pues desde RUSH, en el ocaso de los 60, pasando por KICK AXE o THOR en los 70, hasta THUNDER RIDER, EXCITER, RAZOR o ANVIL en los 80, la escena heavy metalera canadiense siempre ha ofrecido autenticidad y calidad en cualquiera de sus ramificaciones.

Con estos antecedentes, junto a bandas que salieron también en los 90 y a principios de los dos mil, era cuestión de tiempo que nuevas bandas emergieran, influenciadas por la escena de su país o por la escena NWOTHM norteamericana. Así pues, RIOT CITY es una de estas bandas que, junto a otras como EMBLEM, AXXION, ÜLTRA RAPTÖR o TRAVELER, están encargándose de que la nueva generación del heavy metal canadiense haga sentir orgullosas a generaciones anteriores.

Pero centrémonos en los protagonistas. ¡Qué discazo! Hacía mucho tiempo que un disco de heavy metal no me transmitía tantísima fuerza y poder como este Burn the night. Desde la portada, pasando por el título del disco, de las canciones, hasta llegar a la música, es todo pura energía metálica. 

Heavy metal con gancho, con variedad de riffs, sencillos y directos, macarra en su justa medida, poderoso y cañero. Esa caña viene traída en gran parte por esa carga speed metalera que hace pensar en paisanos suyos como METALIAN, SKULL FIST o incluso a los veteranos RAZOR en menor medida. Baterías a un nivel correcto, con los ritmos clásicos en el género y que, a pesar de no innovar demasiado con los recursos empleados, suena arrolladora, más si cabe cuando se presta atención al sonidazo del bajo, que apoya de manera brutal las acometidas de la percusión rellenando incluso los espacios entre las guitarras y la batería, resultando una mezcla compacta y arrebatadora.

Melodías muy pegadizas a pesar de no tratarse de un disco de heavy metal de corte melódico, rematadas por una labor vocal inhumana. Cuando la voz de Ian (también a cargo de una de las guitarras) suena en frecuencias medias, ya muestra que tiene madera de vocalista de heavy metal clásico con bastante personalidad. Pero cuando ejecuta esos agudos, es para flipar, pues se han dado casos de personas a las que les ha crecido una chupa de cuero adherida a su cuerpo como una nueva capa de piel el escuchar los agudos chillones de este animal. Es imposible no sentirse embaucado por el espíritu del metal al escuchar los estribillos ejecutados por una voz como la de Ian, uno de los grandes atractivos del disco sin lugar a dudas.

Si quieres volver a vibrar con la energía del trueno, sentir el poder del acero en tus venas y obtener la velocidad y potencia de una Harley para que tu próxima entrevista de trabajo sea todo un éxito, pínchate lo nuevo de los RIOT CITY, porque vas a flipar.

 

Comparte: