RAZE (ESP) – Grave for the weak, 2020

Enlaces:

Hacía bastante que no teníamos noticias de la banda gallega RAZE. Incluso mi memoria los había descartado durante unos cuantos años. Concretamente desde principios de 2016, el mismo año en el que la banda decidía poner punto final a su actividad tras una gira con ARTILLERY con sólo un álbum editado el año anterior, Mankind’s heritage. Prácticamente en silencio volvían en 2019 con un pequeño cambio en la formación, con Liber de STRIKEBACK en la guitarra y compartiendo tareas vocales, y no ha sido hasta el año de la pandemia cuando han decidido, una vez más, hacerse notar con el EP que tratamos a continuación. Y al igual que han vuelto con casi la misma formación, Grave for the weak casi vuelve por donde lo dejaron. 

Mankind’s heritage era un buen disco de thrash que seguía escrupulosamente la senda sónica de MEGADETH o TESTAMENT; incluso un lustro después no ha envejecido nada mal, quizás por estar muy apegado a una corriente muy establecida y respetada. El lado negativo era esa falta de originalidad en un mercado tan competido como era el thrash español (y que actualmente está bastante diluido en comparación). Pero teniendo todo eso en cuenta, el titular es que Grave for the weak cumple las espectativas. Un EP que funciona para volver a aterrizar suavemente en el mercado y presentar a su nueva incorporación. Y por ello han respetado lo construido años atrás, pero dando pasos de bebé hacia delante (porque de alguna manera tendrían que justificar su retorno). 

Se nota especialmente en «Lethal injection» con una sección intermedia en la que ligeramente se meten en terrenos progresivos, más bajo la luz de ANNIHILATOR o incluso WITCHTOWER y sin tanta fijación en las antes mencionadas. E incluso introducen un blast beat cerca del final. Puede que no sea algo revolucionario, pero muestra ímpetu y ánimo por innovar dentro de tu propuesta. Un hecho reforzado con el empleo de melodías vocales en «Face the truth» y «Grave for the weak«, cuya importancia no está sólo en el hecho de su inclusión, sino en bajar el ritmo, porque aunque tengas ocho canciones buenas, si todas acaban yendo a la misma velocidad, la homogeneidad sónica pasa factura. 

¿Es el camino a seguir entonces? Sí, siguen reteniendo los puntos a favor de Mankind’s heritage, como partes muy marcadas y recordables, y sin querer arriesgar demasiado tímidamente introducen otros recursos, los justos para no caer en el autoplagio. Queda por ver si en un posible álbum completo seguirán picoteando fuera de su zona de confort y crearán un trabajo superior. Puede ser el inicio de algo prometedor, pero depende de ellos. 

Comparte: