RAPTURE (CHL) – Scourge of blasphemy, 2016

Enlaces: Facebook Youtube BandCamp Otro enlace

La escena chilena de metal extremo siempre me ha parecido brutal y una de las mejores al otro lado del charco. Sólo hay que observar (y sobre todo escuchar) bandas como DOMINUS XUL, MELEKTAUS, TOTTEN KORPS, TRIMEGISTO, DETHRONER, SADISM, UNDERCROFT… entre un largo y suculento etcétera.

Ahora es el turno para estos RAPTURE, que siguen la tradición de tocar un death metal oscuro, brutal y a la vieja usanza. Ni muy técnico ni simplista, ni tan siquiera una copia mal hecha de algunas de las formaciones clásicas, algo habitual en los últimos años en el género. Hablando de elementos populares, las influencias de la vieja escuela son palpables, aunque no de la escena sueca ni finlandesa. En cambio, y para variar, podría citar a MORBID ANGEL, VADER, CENTURIAN… entre sus influencias o similitudes, para haceros una pequeña idea de qué esperar de estos cuatro jóvenes maníacos cubiertos de corpsepaint.

A pesar de que son sólo tres cortes, dejan entrever claramente los derroteros por los que se mueve el grupo. El sonido está bastante bien para ser una demo. Ya quisiera más de alguno sonar así con tan sólo una maqueta. La batería se escucha muy decentemente y las guitarras son crudas y letales, acompañadas de un bajo distorsionado. La voz, por su parte, está en primer plano, gutural pero clara y sobria.

Las canciones son de carácter intenso, sin prácticamente un momento de tregua, aunque sin llegar al brutal death y con una buena dosis de tenebrosidad, que hace que esas guitarras encajen a la perfección en su propuesta. «In the name of God» creo que sería el que escogería como el mejor tema de los tres, rápido, asesino y con un potente estribillo que se aloja en tu mente; e «In der gaskammer«, como el que quizá menos me ha enganchado por culpa de ese riff extraño que podemos encontrar en el mismo, aunque eso tampoco lo desmerece en absoluto.

Formados por Plaguelord (que también se ha encargado de la ingeniería y mezcla de este trabajo) a la guitarra rítmica y voz principal, Scorcher a la otra guitarra y coros, Incarnator al bajo y Necrohammer a la batería.

Buen primer paso serio y elaborado, el cual deja un buen sabor de boca, se le hace a uno breve en su duración y te deja con ganas de más; algunas de las mejores palabras que pueden dedicarse a una banda que, como ésta, edita su primer material.

 

Comparte:

COMENTARIOS