RAGNAROK (NOR) – Psychopathollogy, 2016

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube

ragnarok01Es agradable que tras años siguiendo a una banda, puedas tener la oportunidad de reseñar un trabajo suyo por primera vez, y es que desde aquel Nattferd editado en 1995 (aunque yo lo escuchase más tarde) he escuchado todos y cada uno de los discos de los noruegos RAGNAROK con avidez.

Podría decir que, aunque no es mi banda predilecta, su Blackdoor miracle (2002) sí es uno de mis opus favoritos de black metal, y en todos sus discos he podido encontrar temas realmente adictivos. Tras aquel magnífico álbum y un largo parón de seis años en el que hicieron algunos cambios en la formación, volvieron a la carga con Collectors of the king, en el que renovaron ligeramente su sonido, aunque para bien; fue un disco que me gustó bastante, cosa que no ocurrió con el siguiente y a su vez anterior al que hoy sometemos a crítica, y no porque fuera malo, más bien por discreto. Pero a pesar de que aquel Malediction no enganchaba tanto como sus predecesores, esto es algo que han conseguido arreglar con Psychopathollogy. Lanzado a través de Agonia Records y grabado en los Endarker Studios, promete ser una de las obras dentro del género que más y mejores críticas reciba este 2016.

Vale, los noruegos no se han inventado nada con este nuevo larga duración, pero han conseguido algo, o al menos con un servidor: enganchar tanto como lo hizo en su día el Blackdoor miracle. Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero me trae sin cuidado. No sabía cómo recibir esto de que el incombustible y absoluto líder de la banda Jontho, dejara las baquetas a cargo de otro músico y pasase a encargarse de las labores de frontman, pero me ha sorprendido gratamente. Me encanta su voz. A pesar de que no se pasea por muchos registros, las modulaciones que lleva a cabo y el timbre son perfectos para con el resto de la música. Casa de la mejor manera con el tono de las guitarras y eso eleva la armonía del disco.

Aunque sí hay algo que echo de menos un poco en esto de que Jontho ya no esté tras los platos y son sus interminables, frenéticos y característicos redobles de caja y timbales. Los hay, pero los suyos eran inconfundibles. Pero bueno, el caso es que este Malignant también lo hace cojonudamente, y se adapta de la mejor manera a las necesidades de la banda.

En líneas generales y acorde al título del disco, el black metal que presenta RAGNAROK en este nuevo trabajo suena mucho más demente que cualquier otra obra anterior, con riffs delirantes, arpegiados que evocan a la locura y rasgados de cuerdas que imprimen rabia, como no podía ser de otra manera. Como bien os decía antes, esas cuerdas sumadas a las voces hacen que el disco suene infame, diabólico y demente a partes iguales. Se nota que el paso de los años en esta banda ha actuado como con el vino, y no ha hecho otra cosa que mejorar sus cualidades donde otros se avinagran. Variedad en ritmos y en recursos hacen que este disco suene compacto, homogéneo y que no se haga aburrido. Me alegro de que una de las bandas con más recorrido de la second wave del black metal hay vuelto de esta manera, ya que de seguir por este camino, muy seguramente acaben haciéndome cambiar de opinión a mí y a muchos en esto de que no sean una de mis formaciones favoritas dentro del género.

2firmajabo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS