QUIEBRA – Al límite de la tragedia, 2015

Enlaces: Facebook Youtube Twitter BandCamp

quiebra00QUIEBRA es una banda originaria de Jerez de la Frontera formada en 1996, practicante de un estilo que ellos mismos han denominado “rock dramático”: una música personal basada en la faceta más melancólica del hard rock clásico, desarrollada con influencias del doom metal británico de la década de los 90. PARADISE LOST, LOS SUAVES, ALICE IN CHAINS, BLACK SABBATH o JETHRO TULL destacan entre sus influencias.

Letras catastrófricas, cargadas de infortunio y melancolía componen este auténtico concepto de drama música. Con cuatro EPs a sus espaldas, QUIEBRA experimenta a mediados de 2013 un cambio de formación que no le desvía de su trayectoria musical, ya que continúan el trabajo de composición y preproducción de su primer larga duración, Al límite de la tragedia. El mismo sería grabado y mezclado en Wk Studios por David Navarro (responsable de grabaciones de DELINQÜENTES, SMILING BULLDOGS o ANVIL OF DOOM, entre muchos otros) a comienzos de 2015. En junio, la banda lanzó la pimera parte del álbum («Acto I») a través de su página de Bandcamp, siendo editados los otros dos actos a lo largo del siguiente mes. Tenemos ante nosotros álbum complejo y, como no podía ser de otra forma, cargado de drama.

Abrimos con «Junto a este río», un comienzo muy stoner, lentos y medios tiempos con distorsiones de guitarra redundantes. En «Tu fracaso» aceleran el ritmo en las instrumentales con un registro más variado: bajo vibrante, matices muy doom, ritmo hardrockero y un toque de flauta muy característico. Además nos inyectan toda su sed de venganza en la letra como regalo añadido.

La intro de «Mil lágrimas rotas» nos envuelve con un arpegio brillante y enigmático que augura una letra rotunda plagada de dudas existencialistas, bien aderezada con ritmos marcados, riff rasgados, un trabajo sobresaliente del bajo y una voz distorsionada, agresiva que te susurra al oído in crescendo. Con «De nuevo medianoche» las voces se desganan un poco para ofrecernos un tema más oscuro si cabe. Notable el trabajo de Emilio  a la flauta combinada. Con «El retrato» la banda nos hace una apología a la crueldad del paso del tiempo… y aun así es la letra más optimista del álbum. Un punteo muy destacable. «Carta a un dios sin nombre» contiene ritmo más acelerado y una letra más crítica (pero no menos apocalíptica). El juego de voces crea un efecto oscuro oscurísimo que te invita a la reflexión.

Los tintes doom se acentúan en el siguiente tema: «Cuando no salga el sol», aunque no deja de fundirse con el resto de sus influencias. Los juegos de voces Frío invierno gris ponen los pelos de punta y las flautas cobran un protagonismo curioso que crea un efecto AÚN más dramático que me ha conquistado por completo. Y concluimos con «Amigos míos», un tema solemne con más cambios de ritmos curiosos  y acertados.

En resumen, estamos ante un trabajo complejo y bien estructurado que te invita a devanarte los sesos con el lado trágico de la vida. Un disco con sobredosis de misticismo que, a pesar de sus cambios rítmicos, puede resultar algo homogéneo.

La portada no podía ser más acertada, ya que refleja en una imagen toda la desolación que puede llegar a sentir un individuo, toda la que nos intenta transmitir QUIEBRA en este trabajo sobrio, trágico y, sobre todo, bien hecho.

Pero eso sí, no es una escucha recomendable si has roto hace poco con tu pareja, si acabas de salir de una crisis nerviosa o si tu mascota ha muerto recientemente.

firmaclara

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS