QUASSAR – AlieNation, 2015

Enlaces: Facebook Twitter GooglePlus BandCamp

quassar03Las primeras escuchas de los discos son para captar a grandes rasgos lo que éstos en cuestión van a ofrecernos. Y pocas son las veces en que ese contacto inicial te engancha por completo. Es una cualidad que pocos álbumes poseen, y AlieNation puede incluirse en esa minoría.

En el trabajo que hoy nos ocupa, el primer LP de la banda ciudadrealeña QUASSAR, que sucede a su EP Evolution to Annihilation, no encontraréis ni virtuosismo, ni excesiva técnica; y ni falta que hace, pues sus casi 47 minutos de tralla contienen los elementos necesarios para hacértelo pasar bien, disfrutarlo y dejarte con ganas de más.

Detrás de esta impresionante portada diseñada por Icarus Empire Arts, se esconden 11 temas, autoeditados y autoproducidos, que mezclan death metal moderno («Reptiliaction«, «Injection«), groove («Vimana«, «Remote vision«) y thrash («Below the shadows«, «Dragons triangle«), además de alguna pincelada deathcore. Y cada uno de sus temas tiene algo diferente que ofrecerte, ya sea líricamente (donde nos hablan de alienígenas, reptilianos y control mundial) o en cuanto a estilo, lo que lo hace tremendamente ameno.

Aquí el alma la ponen las guitarras, que nos pueden dejar desde ritmos pesados, riffs acelerados, e incluso algún duelaco entre ambas, como en el tema «Silence 12«. El cuerpo, por otro lado, se lo da Guti, vocalista de la banda que, con un amplio registro de guturales, puede llevarte desde el típico growl, a un grunt, pasando por un shriek abierto. Una gozada ver cómo le da personalidad a los temas, y a las letras que, en canciones como «Internal state experience«, te acompaña de la mano junto al bioquímico Frank Olson durante su desafortunada historia que terminó con su muerte.

Un aspecto «negativo» es el sonido, que a pesar de que está bien conseguido, no es todo lo limpio que pudiera ser. De ahí que el bajo pase desapercibido prácticamente durante todo el tracklist, además de porque se esconde bastante detrás de la guitarra rítmica y la percusión.  Y, por otro lado la batería que, aunque hace bien su trabajo de «dar cera, pulir cera«, espero que en futuros álbumes le saque aún más jugo a su instrumento aportando más brutalidad si cabe a la música de QUASSAR.

Quisiera destacar alguna canción que me haya gustado más, pero tendría que nombrar la gran mayoría, por lo que directamente voy a invitaros que le deis una escucha al álbum y decidáis vosotros mismos. Un trabajo magnífico, aunque probablemente no sea su obra cumbre, pero sí es un puente perfecto hacia su siguiente trabajo, que estoy segura será atronador. Ya sólo me queda verles en directo y espero que sea pronto. Enhorabuena, QUASSAR.

firmairene

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS