PYLAR – A ella te conduce la sagrada espyral, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp Otro enlace

Creo que cualquier lector relativamente asiduo de Subterráneo Webzine, o que simplemente siga un poco el undeground patrio, sabrá quienes son PYLAR. Los sevillanos, hasta la fecha, siempre han ofrecido una serie de rasgos comunes: una producción de discos abundante (cinco obras en cuatro años), un significado críptico de los mismos, juegos de palabras en los títulos con la letra “y” y lo que es más importante: una metamorfosis casi completa de uno a otro disco. Algunos discos están más en el terreno avantgarde, otros en el drone… Pero siempre con elementos ambientales, noise, free jazz o doom metal. Sirva como muestra que son una de nuestras mejores rara avis.

Pero A ella te conduce la sagrada espyral rompe un par de estos rasgos mencionados previamente. No hay un cambio radical con respecto a Pyedra, su anterior obra lanzada hace un año. Incluso podríamos decir que es continuista. Al comparar sendos discos nos daremos cuenta que uno llevaba a otro. ¿Quiere decir esto que nos encontremos ante un Pyedra 2? Nada más lejos de la realidad. Hay similitudes, pero también muchas diferencias, entre ellas la más importante de todas: nos encontramos ante el disco más accesible de PYLAR. Tan digerible que no necesitaremos veinte escuchas para entenderlo. ¿Es algo negativo? Para nada. Como antes mencionaba, se trata de una evolución sensata. 

Si Pyedra era un monolito de doom con mucho de drone, aquí el doom se ha suavizado, ha dejado más espacio a la música ambiental con un fuerte componente folk, como en “El Dios-Año“, la parte final de “La de múltiples rostros” (con la clásica voz ritual de LenguaDeCarpa) o en “Y enrosca tu vientre alrededor del cosmos…“. Los muros de guitarras ya no son tan bestias. Así, “Sagrada espiral“, el tema que cierra el disco, es mucho más digerible; las voces de fondo, los órganos, el violín, la corneta francesa y el hecho de que las guitarras no estén al frente de la mezcla provocan que sea una pieza que fluye muy bien y que, por muy típico que suene, resume la esencia de A ella te conduce la sagrada espyral. Incluso me atrevería a decir que es una de las mejores canciones que ha hecho el grupo jamás. 

Quizás “La de múltiples rostros” sea la canción que más encaje con el disco que le precede, y, de nuevo, lo que empieza con unos graves riffs largos acaba derivando en su segunda parte a una de esas partes ambientales en las que los sevillanos se divierten haciendo sonidos minimalistas con todos los instrumentos que tienen a su alcance. Y es que hay cosas que no cambian, ese desarrollo tan inusual de los cortes está en el ADN del disco. Al igual que siempre intentan incluir alguna locura relacionada con el jazz que tanto les gusta; véase “Diosa de la vegetación“, que representa un punto y aparte en la obra.

Habrá gente que incluso criticará a la banda por haber creado un disco más accesible, mucho más cercano a todos los públicos. Es disco que incluso se podría tachar de bello, que no busca desafiarte, como hacían los otros. Es realmente disfrutable a las primeras de cambio y, sobre todo, no es una traición a sus principios, porque el grupo sigue haciendo lo mismo: álbumes diferentes. Y mientras el material sea de buena calidad, y distinto, ¿qué más da el resto? 

Comparte:

COMENTARIOS