PSYCHOFAGIST (ITA) – Songs Of Faint And Distortion, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Reverbnation

En el período Gótico y posteriormente en el Renacimiento, se iría creando y definiendo el concepto de artista diferenciándose del típico artesano, además de definirse el concepto de “genio”. ¿Qué era un genio, en ese entonces? Era el artista dueño de un virtuosismo impresionante, pero que además tenía ese “algo”, ese toque especial que lo destacaba del resto, y que lo hacía responsable de las obras maestras. Este concepto, para el siglo XX, con la llegada del rock y el pop se desvirtuó bastante, quedando como el genio aquél que logra generar una emoción, o tener un “toque especial” a oídos del oyente. Eso no está mal, pero se llegó a un punto en que el virtuosismo quedó relegado a un segundo plano, como algo poco necesario, “poco expresivo”.

Se preguntarán a qué viene todo esto. Bien, PSYCHOFAGIST es la prueba de que en cierta (retorcida) forma, los genios del renacimiento todavía existen. Estos italianos tienen un absoluto dominio de sus instrumentos, pero decidieron romper esquemas, traspasar barreras. Los que hayan escuchado Il Secondo Tragico o el Split con ANTIGAMA del año pasado saben de lo que hablo. Grindcore Experimental con toques de Free Jazz en un marco donde las disonancias están a la orden del día, desafiando a los oídos inexpertos y cuestionando los típicos cánones de la armonía. De hecho propuestas de esta índole casi no se encuentran, apenas GORGUTS es lo primero que se nos viene a la cabeza, quizás los noruegos SHINING por ser otra de esas bandas actuales que presenta una propuesta insana o también CEPHALIC CARNAGE por su tan personal visión del Grindcore.

Yendo a lo que nos concierne, Songs Of Faint And Distortion comienza con Blankness. Reigns. Supreme, y comenzamos a percatarnos de algo nuevo en su sonido. Elementos electrónicos emparentados al Noise se complementan con parsimonia por el momento, mientras la banda comienza a meternos en clima, sin acelerar demasiado pero manteniendo las características típicas de su estilo. Estos sonidos electrónicos aparecen gracias a NAPALMED, grupo de Noise de la República Checa que ha llegado a hacer splits con grandes como MERZBOW, con los que los italianos decidieron hacer equipo para enriquecer su concepto de “antimúsica”.

Y la adrenalina surge rápidamente en Movement, tema en donde muestran su fuerza y propuesta base. La mezcla del disco es impecable, permitiendo escuchar todos los instrumentos y “ruidos” perfectamente. Sin embargo, esto no quita que suene caótico y disonante, haciendo que las tecnologías se acoplen perfectamente al propósito de la banda. Un minuto y treinta segundos que van más allá del típico Grindcore, incluyendo a un baterista como Federico De Bernardi Di Valserra, que destroza su instrumento, añadiéndole una cuota muy alta de caos en sus continuos fills y variaciones a una base rítmica.

En Mechanoabsurdity, bandas como GORGUTS y DISCORDANCE AXIS se hacen presentes, trayendo una combinación devastadora. Disonancias, estructuras que se asemejan a la polirritmia por momentos, confusión… Se requiere estar atento y abierto de mente para comprender lo que están haciendo estos tipos. Todos los temas se interconectan, formando una cadena continua de psicosis e introspección, imitando a la mente de un esquizofrénico. Es como utilizar a la música como una representación de la mente dañada, indagando en su caos y rescatando pequeñas señales de cordura en una línea plagada de desconcierto y confusión.

El Noise se hace presente en Neuropatia Sensitiva Subacuta, trayéndonos a una banda absolutamente potenciada por los elementos electrónicos de NAPALMED que en menos de un minuto nos despedaza y nos deja boquiabiertos. La gente que guste de terroristas sonoros como S.M.A. o MAUTHAUSEN ORCHESTRA disfrutarán a montones con este tema. PSYCHOFAGIST lleva al Grindcore a sus límites, lo exprime lo más que puede, y utiliza esas influencias ajenas al mismo para darle un toque único y absolutamente propio. No encontrarán una banda que lleve los estándares de la música extrema con un sonido así, lograron encontrar un estilo absolutamente suyo, irrepetible e inigualable, algo que es valorable en demasía.

Y de repente, la otra cara de la moneda. Digression Into Distortion nos trae un comienzo aletargado, inquietante, que nos mantiene expectantes a algún quiebre o cambio de ritmo a alta velocidad. Sin embargo, nos sorprenden con su propia definición de lentitud. Eso implica mucha oscuridad, y un manejo de los tiempos muy, muy interesante. De hecho, no estoy seguro de que sea música pulsada, ya que en ningún momento está siguiendo un patrón o línea base, cambiando y deformando su mismo punto de partida. Nótese lo interesante y profunda que puede ser esta banda en lo referente al análisis musical, y su continuo enfrentamiento a paradigmas.

En la nueva era de la comunicación, Inhuman 3.0 viene a hacer estragos. Caos, confusión, una amalgama de riffs y disonancias que cada vez suenan mejor. 3 minutos con cambios de ritmo, algunos coqueteos con el Sludge, más a su apocalíptica forma de ver la realidad que en cada fragmento, en cada nota, en cada improvisación queda más que clara. Esa ilusión de disfrazar una idea genial con capas y capas de ruido es impresionante, de hecho, expone con más franqueza la genialidad de este equipo de demolición que es PSYCHOFAGIST.

¿Alguien recuerda a KING CRIMSON, y a 21st Century Schizoid Man? Bueno, ¿qué me dirían si les digo que encontramos la canción del siglo XXII? De eso se trata 22nd Century Misshappen Man, de mostrar al hombre “deforme” del próximo siglo. Por ende, el tema se entrelaza en un sinfín de progresiones y deformaciones varias, sumergiendo al oyente en ese mar de capas y psicosis, en esa visión retorcida de la nueva generación de seres humanos. Aunque quizás a primera vista no lo parece, cada tema tiene un propósito, una idea detrás. Y es justamente eso, lo que hace a este grupo algo tan disfrutable e interesante.

Acercándonos al final del disco, nos encontramos con el tema más largo de la placa, Song Of Faint. Siete minutos que comienzan muy inquietantes, sumergiéndonos en una atmósfera ecléctica, con mucha tensión por un lado y calma por el otro. Las secciones rítmicas se entrecortan y comienzan a ganar en detalles, hasta que luego de 3 minutos llegan a su pico máximo. Y es ahí donde la canción toma otro color, guiada por sonidos poco amigables a los oídos no entrenados, gana en matices, ideas y fuerza. El trabajo de bajo y guitarra por parte de Marcello Sarino y Stefano Ferrian es impecable, dándole la fuerza y energía necesarias para darle ese toque tan propio y destructivo a las composiciones.

An Autism Aenigma es una especie de pregunta: ¿cómo será la mente de un autista? Ellos tratan de representarla a través de la música, y el resultado es muy complejo. Tenemos por un lado un auténtico desastre, armando un torbellino de ideas y notas, y por otro, el más interesante: un quiebre minimalista a la mitad del tema, donde los muchachos de NAPALMED entran en acción, y sumado a un pequeño momento “jazzístico” de la batería, crean una atmósfera muy inquieta, en lo que parece un momento típico de calma. Esa inquietud se transforma en un blast beat y luego en la vuelta del torbellino, en el retorno de la locura, la insanidad. Temas que abordan conceptos tan intrincados y poco explorados en general, en manos de esta banda terminan siendo algo inmenso y absurdamente complicado, tanto que no es nada sencillo expresarlos en palabras.

Una calmada intro de 15 segundos anuncia el comienzo de Unique.ElectroniX.Forms, para luego darle lugar a la destrucción de nuestro cerebro, a cargo de esa fusión tan bien lograda de Noise y Grindcore con sabor a un GORGUTS en esteroides. Dos minutos que transcurren con mucha intensidad, que exigen a la mente una absoluta concentración y un especial enfoque en los detalles, en los pequeños toques que se presentan en cada canción, que le dan aún más complejidad al resultado neto.

El tema final. Un-Initiation es el paso final a la calma, a la relajación y evaluación. Calmo, pero inquieto, nos dejan tomar aire y repensar en todo aquello que nos perturbó hace menos de un minuto.

Así es Songs Of Faint And Distortion, un álbum que impacta por su violencia extrema y su radical concepto acerca de la música, pero que ofrece muchísimo más según cómo lo veamos, desde un punto de vista receptivo, o cerrado. Eso queda en cada uno y en su propio nivel de curiosidad y desafío, por mi parte voy a darle play nuevamente a Blankness.Reigns.Supreme.

PSYCHOFAGIST es:

Marcello Sarino: bajo y voces
Stefano Ferrian: guitarra y efectos

Federico De Bernardi Di Valserra: batería

Con la colaboración de NAPALMED:

Martin B. (R.I.P.)
Pavel H.

Radek K.

 

 

 
 
 
 
 
 
Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS