PROYECTO ESKHATA – 2984, 2016

Enlaces: Facebook Youtube Twitter BandCamp

proyectoeskhataPocas veces las letras de un disco suelen llamarme más la atención que la música en sí, es un pecado pero pocas veces presto atención a la letra de una canción, a pesar de que más de una vez, cuando lo he hecho, me he llevado gratas sorpresas y he descubierto historias realmente interesantes, sean del género que sean.

Este 2984 de PROYECTO ESKHATA es uno de esas pocas veces, tanto es así que a la hora de hacer la crónica, me dan ganas de contaros más la historia del propio disco que de analizar la música en sí, y no por falta de calidad en esta, más todo lo contrario. Y es que el proyecto (nunca mejor dicho) comandado por Samuel Barranco, es arriesgado como pocos. Los tres discos del grupo son historias de ciencia ficción, y nada mal hechas, por cierto, acompañadas de una base que fusiona metal progresivo (entendido desde la corriente más clásica a lo FATES WARNING, hasta la concepción más moderna, como puede ser el djent de TESSERACT) con el rap, ya que Samuel usa esta técnica vocal prácticamente durante toda la totalidad de la obra. Una combinación que en principio puede parecer una herejía (más de uno al escuchar los primeros instantes del disco, habrá cerrado el navegador), pero que funciona increíblemente bien.

La capacidad de experimentación es tal, que hasta se atreven a meter acordes y voz flamencos en algunos cortes, «2420: Nuevo Orden Mundial»«Estado de Andalucía», en cual cuentan con la colaboración de Ihmaele de la Torre, cantante de FAUSTO TARANTO, grupo que ya tiene cierta trayectoria experimentando con el metal y el flamenco. Y de nuevo, lo que a priori suena mal, aquí está hecho con buen gusto, no desentona, encaja y no cae en ese engendro llamado flamenquito que tanto hemos sufrido por estas tierras sureñas.

Ahora, todos estos inventos no serían posibles sin una base de músicos muy competente, capaces de hacer casi cualquier cosa. Que comienzan a lo MESHUGGAH en «2039-2045: La Tercera Guerra Mundial», para, poco después, en el mismo corte desviarse hasta terrenos más melódicos y ambientales, o tienen guiños a la electrónica o al metal extremo, aunque minúsculos. Es prácticamente imposible detallar todos los elementos de 2984, simplemente porque son demasiados. Bailan entre géneros con gran facilidad, sin que suene forzado, todo fluye, el cuerpo realmente nos pide el desarrollo de los temas tal y como están realizados. ¿Pega meter un blast beat aquí aunque el tema previamente no diese indicios de que podía ser muy bruto? Pues ¿por qué no?

Pero lo mejor del álbum es que engancha por un motivo aún más simple: deseas seguir y enterarte de la historia que nos cuentan, no podemos perder la atención porque perdemos el hilo del relato. Una distopía sobre los próximos siglos del ser humano en este planeta. Una distopía que, aunque tiene mucho de fantasioso, como una enfermedad que nos exterminará a todos (y ojalá que así sea), tiene unas cuantas bases bastante reales, como la expansión y dominio mundial de China, el advenimiento del Estado Islámico, el Cambio Climático y sus consecuencias, y sobretodo el predecible comportamiento humano, cuya mayor motivación a lo largo de los siglos ha sido el de exterminar y subyugar a sus semejantes.

Podría estar aquí debatiendo todos y cada uno de los puntos de la historia de 2984, pero recomiendo encarecidamente una visita al bandcamp del grupo, donde están todas las letras y que le echéis una obligada lectura, porque una vez asimilada la historia, hasta la extraña portada cobra sentido.

Sin atisbo de duda, me atrevo a decir que este es uno de los discos del año y algo digno de escuchar sí o sí, comulgues más o menos con los géneros antes descritos. Una buena prueba de que en el metal todavía se pueden estirar y retorcer las cosas y hacerlas con una buena dosis de creatividad.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS