PROMETHEE (SUI) – Nothing happens nobody comes nobody goes, 2012

Enlaces: Facebook Youtube

Es un placer encontrarse con un grupo como PROMETHEE, en un estilo tan trillado como el Metalcore. De acuerdo que no hacen nada totalmente original (algo prácticamente imposible hoy en día) pero su sonido, una hábil mezcla entre Djent, Metal/Hardcore y Progresivo, supone una bocanada de aire fresco en un género que, fruto de una de esas modas cíclicas, no ha dado más que copias y réplicas carentes de originalidad y calidad, la mayor parte de ellas incluso mediocres, pero ya se sabe; las etiquetas hacen milagros y todo vale con tal de estar en el momento y lugar adecuados.

Con tan solo echar un vistazo al artwork del disco te das cuenta de que PROMETHEE no son otra banda más, lejos de optar por un diseño más común al resto de las bandas, “Nothing happens nobody comes nobody goes” (segundo trabajo de los suízos) goza de un maravilloso y delicado trabajo gráfico más propio del estilo steampunk, pero que encaja perfectamente con la música del grupo, reflejando la seriedad y la calidad de sus composiciones desde la cubierta del álbum.   

Por cierto, un disco que se me ha hecho muy corto, diez temas en apenas treinta y seis minutos, incluyendo dos temas a modo de puente, “Buried” y “Genesis”, esta última basada en la obra de Samuel BeckettEsperando a Godot” (obra y autor al que también deben el título del disco), y a pesar de ello posee tantos matices que para entenderlo a la perfección habría que diseccionarlo en una multitud enorme de capas. A lo largo del tracklist, encontramos elementos muy distintos que encajan a la perfección, sin que nada resulte fuera de lugar en ningún momento, combinando de forma brillante fuerza, melodía y técnica, mucha técnica…

Desde que comienza a sonar “The great deception” queda más que claro la fuerza y la calidad de estos cinco músicos. Estamos ante un disco agresivo y contundente en su conjunto, pero que merece la pena descomponer en elementos particulares y así apreciar la labor de cada instrumento. Como no podía ser de otro modo, las guitarras juegan un papel fundamental en este trabajo, construyendo riffs complejos de exquisita elaboración y solos muy medidos pero de  excelente ejecución, casi jazzísticos,  aunque en contadas ocasiones consiguen acaparar todo el protagonismo, puesto que la batería de Nils Haldi, que supone el otro pilar sobre el que se sostiene el sonido de la banda, cubre cada segundo del disco, demostrando su gran destreza y clase a la hora de crear patrones y ritmos aplastantes, cualidad que me recuerda en cierto modo a Matt Greiner de AUGUST BURNS RED. (Merece la pena visitar sus vídeos en Youtube)

Si escuchamos el disco detenidamente, no parece que nada haya sido colocado sin antes haber sido perfectamente planificado; ni la forma o estructura de los temas, con sus cortes y melodías,  ni siquiera el orden que ocupan en él. Todo parece ser fruto de un  exhaustivo trabajo, y fruto de ese arduo trabajo son estos diez cortes. Así “The great deception” abre el álbum de la mejor forma posible, con una descarga directa y llena de fuerza, en la que se conjuga agresividad y ritmos complejos, con guitarras que oscilan entre riffs aplastantes y grandes melodías, creando así una base perfecta para que la voz comience a escupir toda su rabia. Suenan los primeros solos y esos riffs auténticamente Djent; el combinado progresivo se deja ver y sale a la luz la enorme calidad del grupo. “Banner of lies” se acerca más al campo del Metalcore, ligeramente bañado por el sonido de PARKWAY DRIVE o UNEARTH, pero sin perder el carácter de la banda.

Después de un comienzo tan impactante, llega “Buried” con el bajo de Mathieu Tappolet como protagonista, en una atmósfera calmada y angustiosa, que sirve para dar paso a “Of loss and disgust”; agresiva, directa y colérica, con una parte central con ecos de KILLSWITCH ENGAGE, unos breakdowns brutales y un solo ejemplar. Sin duda un disparo a quemarropa en toda regla. Seguimos adelante y nos damos de lleno con “Life/Less”, un muro sónico de guitarras pesadas y voz desgarrada, como una combinación entre IN HEARTS AWAKE o THE FACELEES, un tema muy potente, directo y que seguro formará grandes circles pits en vivo. Tras ella, el otro tema-puente, “Genesis”; literatura y una mezcla entre MESHUGGAH y FEARED en poco más de un minuto, en la plasman más ideas y destreza que muchos grupos en un disco entero.

El sonido progresivo cercano a PERIPHERY o THE HAARP MACHINE vuelve a aflorar en “The new face of mankind”, una composición de gran complejidad en la que las guitarras no tienen rival;  riffs acelerados que combinan frases melódicas y brutalidad con breakdowns y ritmos irregulares, en una amalgama hipnótica que pasa del Death técnico a KILLSWITCH ENGAGE en un simple salto, a la vez que vuelven a asombrarnos con un solo de guitarra digno de enmarcar.

 “Thus spoke” es quizá mi tema preferido de este disco, aunque a primera escucha no sea el que consiga engancharte con más facilidad, según pasan las escuchas, se descubren más aspectos que lo hacen único. Con su comienzo al más propio estilo de ALL SHALL PERISH, extremadamente agresivo y técnico, el tema va evolucionando y adoptando otras formas que termina por acercarse más a Betraying the martyrs, por ejemplo, hasta llegar a una zona de tensa calma que crece y crece, llevando al tema a un final grandioso, emotivo y casi épico, cargado de intensas melodías y una voz que se eleva hasta que ella misma pone el punto y final.

A dos temas de finalizar y cuando parece que ya nada nos puede sorprender, aparece “Sickness unto death” y la sorpresa resulta enorme. Lo que al principio parece un tema al muy similar a la primera “The great deception” y rescatando un poco el carácter Metal/Hardcore de “Banner of lies”, se convierte en un tema totalmente distinto a medida que transcurre su metraje. Después de un pequeño claroscuro en medio del tema y tras una estructura que no ha dejado de aumentar en intensidad, el sonido del grupo cambia en cuestión de segundos para dejarnos ver su lado más salvaje y desgarrador, acercándose al Deathcore y golpeándonos en un último asalto, ganando así por K.O.  

Oblivion” cierra el disco de una forma tremendamente elegante, resumiendo en su corta duración, la esencia de unas letras que representan los sentimientos, las cuestiones y dudas de la condición humana, nuestros miedos y nuestra habilidad para hacer de este mundo un lugar inhóspito.

Comparte:

One thought on “PROMETHEE (SUI) – Nothing happens nobody comes nobody goes, 2012

  1. Vaya discazo, no recuerdo temas tan bien estructurados en un mismo album. A ver cuando tenemos la suerte de verlos tocar por aqui!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS