PROGENIE TERRESTRE PURA (ITA) – oltreLuna, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Tras maravillarnos en su debut con una fusión de black metal atmosférico y psybient, y asombrarnos con un EP enteramente electrónico, PROGENIE TERRESTRE PURA regresa con grandes cambios en la formación. Del dúo anterior sólo el guitarrista Davide Colladon permanecería como miembro, incorporando a Frabrizzio Sanna al bajo y Emmanuelle Prandoni como vocalista.

Cabía preguntarse qué camino tomarían teniendo en cuenta esta nueva etapa y la sorpresa de un Asteroidi que dejaba completamente de lado el metal. No cabe duda de que el resultado ha vuelto a resultar sorprendente y oltreLuna supone una evolución sustancial respecto a su estilo previo. No obstante, es coherente, dando continuidad al concepto y al mismo tiempo expandiéndolo notablemente. Pareciera que la travesía interplanetaria que relataban en Progenie terrestre pura hubiera concluido con el descubrimiento de un planeta de naturaleza salvaje, habitado quizá por alguna clase de civilización primitiva.

Este desarrollo se basa en varios factores. Por un lado se prescinde de los sintetizadores como parte del cuerpo principal de las canciones, siendo sustituido por el bajo. El buen hacer de Fabrizzio aporta una cohesión que compacta mucho más el sonido, quedando los elementos electrónicos como un recurso puntual. En conjunto todo el álbum tiene un sonido más black metal, cediendo cierta atmósfera para sonar más potente y cercano al black industrial. También destaca la inclusión de ingredientes novedosos que aportan una gran variedad de texturas y enriquecen las composiciones, que no parecen tan largas como realmente son. En este sentido se conserva una estructura similar a la de su primer trabajo, con un total de cinco pistas entre los 7 y los 15 minutos.

Con esta premisa, “[.Pianeta.Zero.]” introduce este nuevo escenario, incluyendo percusiones tribales y un instrumento de cuerda que parece un erhu, creando un contraste con el aire industrial, una especie de dicotomía entre una tecnología hiperdesarrollada y una civilización en ciernes. Advertimos también un cambio de dirección en la fase de producción, alejándose de ese halo robótico para sonar más contundente, pétrea, en representación de la llegada a tierra firme, lejos de la sensación de ingravidez y aislamiento que transmitía su antecesor.

Las guitarras también recuperan su pulso eléctrico y podemos escuchar los riffs punzantes tan característicos del black metal, por ejemplo al inicio de “[.subLuce.]“. La percusión parece más liberada, adquiriendo un protagonismo del que carecía, sin mostrar ningún problema el marcar los tiempos desde los blast beats cuyos pedales retumban en los oídos hasta el extremo opuesto, con ritmos pausados reforzando los fragmentos más ambientales. Estos intervalos nos deparan algunas sorpresas, como la inclusión de voces distorsionadas digitalmente, una flauta o la impresionante “[.oltreLuna.]“, que nos lleva de una escena casi prehistórica a un furioso black metal, derivando en un final inesperado inmerso en el trance y el dubstep.

El trabajo vocal sigue sonando algo lejano, disperso, mezclado casi como un elemento más, aunque recupera una sensación más orgánica y fiera. Esta dilución impide distinguir las letras de las canciones, que casi doblan la extensión respecto al anterior LP, dejando en la sombra un aspecto en el que [qTp] destaca. Si se tiene la paciencia de desgranarlas y seguirlas al ritmo de la música, la experiencia que transmite es mucho más completa. Su lenguaje puramente astronómico, directo pero capaz de dejar en el aire un poso de reflexión, es esencial en el concepto que la banda pretende transmitir.

Todas sus canciones arrojan cavilaciones, preguntas y dilemas y, en conjunto con la música, son capaces de transmitir un sinnúmero de sensaciones, logrando en todo momento mantener vivo el interés y un cierto grado de sorpresa ante lo que escuchamos. Sin lugar a dudas la creatividad de PROGENIE TERRESTRE PURA y su capacidad para expandir el concepto, replicando la fórmula original sin caer en la reiteración, les asegura un lugar de honor en el futuro del cosmic black metal.

Comparte:

COMENTARIOS